Los golpes de Capriles y los militares

  Agustín Blanco Muñoz 

Las elecciones del 14A han dado lugar a debates, especulaciones y a unas cuantas invenciones,  como la de Heinz Dieterich, quien sostiene en artículo del 08-07-13, lo siguiente: “Un ultimátum de las FANB  al subversivo Capriles (…) paró de inmediato el golpe de Estado en Venezuela”.

Y para que no haya duda agrega: “A pocos días del fracasado golpe de Estado, Henrique Capriles regresó repentinamente -y contra su naturaleza selvática depredadora- a la civilidad. Tal milagro no   se debe a la Virgen de Coromoto, sino a una advertencia de las FANB: si no terminaba de inmediato su telenovela subversiva y sangrienta, tomaría el poder para acabar con ella.”…

¿Pero de dónde saca el autor que Capriles intentó un golpe de Estado que fue derrotado? El más elemental examen de la situación del 14 y 15A  lo desmiente.

Al cierre de la jornada del 14A, el comando de Capriles comenzó a cantar victoria. El coordinador de la MUD llegó a declarar que amanecería una nueva Venezuela porque ellos sabían exactamente lo que había pasado. Es decir, que habían ganado y por cuántos votos.

Pero una vez que el CNE da el boletín   del triunfo de Nicolás Maduro (NM), el Comando Venezuela de HCR anuncia que pedirá el recuento de los votos. Maduro desde el “Balcón del Pueblo” dice que no tiene problema con esa petición. A su vez el candidato MUD ratifica en Globovisión (GV), pasada la medianoche,  que no reconocerá el triunfo de NM hasta que se cuente voto por voto.

En ningún momento el candidato perdedor  dijo desconocer los resultados publicados ni exhibió los establecidos por su comando  que supuestamente le atribuían el triunfo. Esto quiere decir que hay un total apego a las reglas de juego. Se solicita  reconteo, revisión o auditoria. Se reconoce lo que dicen desconocer.

Pasada la media mañana del 15ª, HCR refiere su impotencia y llama a sus seguidores a salir a tocar las cacerolas para descargar la rabia y convoca a una gran marcha hacia el CNE el 17A en protesta por la proclamación de NM.

Esa tarde se produce una violencia que deja muertos y heridos. En las primeras horas de la noche el excandidato declara en GV su desacuerdo con toda violencia. Pide a sus partidarios quedarse en sus casas y estar atentos a los cacerolazos que se convoquen.

Al comienzo de la tarde del 16A, desde PDVSA, NM  prohíbe   la marcha y de inmediato el comando MUD – HCR  elimina la convocatoria  “para no caer en provocaciones”. Muchos partidarios del excandidato expresaron su desacuerdo con esa medida porque consideraron que ese  repliegue se leería como un reconocimiento del triunfo de NM.

En efecto, hasta ese momento no se desconoce el resultado oficial. Pero  se comienza a hablar de impugnar las elecciones. Lo que sigue es calificar al Presidente proclamado por el CNE y juramentado por la Asamblea Nacional como ilegítimo y “Mientras tanto”.

Posteriormente se solicita una auditoria al CNE  que finalmente no es aceptada por no contemplar la entrega de los cuadernos de votación.

Luego se introducen siete recursos de impugnación ante la Sala Electoral del TSJ. Vencido el plazo legal, la Sala Constitucional solicita a la Electoral la remisión del caso. A la fecha no hay decisión pero por la situación de nuestra administración de justicia no es riesgo suponer  que  serán declarados inadmisibles.

¿De dónde se puede derivar entonces la existencia de un golpe de Estado promovido por HCR?

Esta situación es similar a la que se crea   a propósito de los ascensos militares. Para muchos opositores esta era una grave situación que NM difícilmente podría superar.  Sería su fin. Lo que no ha podido lograr el difícil cuadro económico lo conseguirían los ascensos.

Sin embargo, y para sorpresa de muchos, el 03/07 NM desde el Museo de la Montaña,  comienza los ascensos y anuncia la sustitución del alto mando militar en pleno.  Una mujer es Ministro de la Defensa. Se observa  entonces  coherencia entre el gobierno y su fuerza armada.

Y esto no debe extrañar. En este momento la cuestión militar se decide en el marco de la  integración de dos revoluciones. Y todos  los mandos   forman parte de la decisión   del alto comando de Venecuba que preside Raúl Castro.

Pero además sabemos que nuestra institución de las armas atiende a un recurso de larga data: los haberes militares. Si ayer fue el reparto de tierra, ahora es el reparto de cuotas de renta petrolera. Hoy no se liquida al alto mando militar. Se le cambia de posición en el marco de la “revolución chavista” pero con las mismas prerrogativas.

Y esta posición se ajusta a lo declarado el 30/06/13 por el Almirante Molero, entonces Ministro de la Defensa: “Nosotros somos el pilar fundamental de esta revolución”. De este modo ratificó algo que se conocia: el carácter de este gobierno.

Por encima de toda declaración de revolución democrática y  socialista del siglo XXI, está el acto incontrovertible de un gobierno autoritario con un declarado apoyo militar. Esto lo expresa claramente Molero: el fundamento no está en la clase obrera, la clase media o la burguesía.

Estas clases pueden tener un comportamiento proclive a la revolución. Hay un empresariado, una boliburguesía que ha obtenido los resultados más favorables. Pero la entidad que responde hoy por la estabilidad  y gobernabilidad es la “clase y partido militar”.

Y pasada la prueba de los ascensos el panorama comienza a dejar ver con mucha claridad las elecciones de diciembre del 2018. Mientras, los Dieterich seguirán buscando muchos otros golpes de Estado.

Pero quienes pensamos en una Venezuela alejada de la condición de expaís, de Venecuba y del socialismo de la destrucción, seguiremos empeñados en ir más allá de la trampa de la polarización e incidir en el impulso de la constituyente originaria que abra el camino hacia una realidad  que nada tenga que ver con este reino del robo-saqueo-perversión.

Esta es una hora de definiciones y deslindes verdaderos. Es la historia de las trampas-fraudes o la historia de la constituyente para un auténtico porvenir. ¡Que historia amigos!

@ablancomunoz / abm333@gmail.com

Consultar el archivo de artículos del autor

¿Y qué pasará a partir del 15A 2013?

  Agustín Blanco Muñoz 

El problema no termina el 14-A con una elección. Más bien se complica y acelera. Se iniciará en este ex-país una de las fases más duras y difíciles de lo que se conoce como período republicano. No hay una política que garantice la paz y la tranquilidad.

Ya en estas horas previas a los comicios sube el tono de la campaña y el jefe del Plan República advierte: “Seremos contundentes contra los grupos anarquistas que quieren sembrar la violencia”. De manera expresa o tácita está presente un  fuerte enfrentamiento que se aspira no logre alcanzar un mayor espacio. Esto es algo que todos sabemos pero que hacemos lo indecible por no aceptarlo.

El liderazgo mesiánico ya no forma parte de nuestro escenario político.  Atrás quedó la legítima representación del caudillismo liberal-positivista que nace en el siglo XIX y se extiende hasta el 05 de marzo de este siglo XXI. Chávez fue la última expresión de esa Escuela. La propia síntesis de un largo proceso.

Y ante esta realidad, es obligado preguntar si existe  la posibilidad de impulsar una política que permita  avanzar hacia la conformación de un liderazgo diferente al que ha prevalecido hasta el presente, o si se decide reimponer acciones destinadas a restablecer la  escuela caudillista del pasado.

En el primer caso todo esfuerzo estaría orientado a dejar a un lado la figura del líder, caudillo o jefe único y emprender el camino que conduzca a la constitución de una nueva política  que se apoye en el colectivo como actor histórico fundamental.

Esta acción debe dirigirse a conformar una organización de vocación y orientación horizontal en la cual no prevalezca el caudillo  sino muchos coordinadores del nuevo modelo y manera de hacer política. De esto se ha hablado muchas veces, pero todo termina en la repetición de las viejas y gastadas fórmulas.

Queda claro, en consecuencia, que si este no es un esfuerzo consistente y decidido, lo más probable es que se levante lo que se ha dado por liquidado. Y  en este sentido, ya no estaríamos en presencia de la genuina escuela caudillista, sino en manos de una especie de copia o extensión que  permite el retorno a los lineamientos del siglo XIX.

En efecto, hasta este momento  sólo se aprecia la existencia de aspirantes al mismo caudillismo  del pasado. Se trata de líderes que sienten haber  alcanzado la respectiva calificación. Pero el comportamiento de los advenedizos se basa en el sistema de la copia no siempre bien concebida de la política del verticalismo. Y esto hay que examinarlo en forma cuidadosa.

Y no hay que perder de vista que este esquema de la dirección vertical, que descansa en la figura de un ser que progresivamente adquiere nivel cada vez mayor, proviene de la Escuela grecorromana, que vio como rentable establecer una democracia o gobierno del pueblo, encargada de desarrollar los lineamientos de un engaño destinado a hacerle creer a las mayorías que ejercen el poder en una sociedad controlada por los propietarios o señores.

Desde entonces los esclavos siguen siendo esclavos pero con aspiración de alcanzar la libertad. Y  siglos después el obrero sigue en su situación y con la misma esperanza.

En todo caso se despliega un poder superior con una intención muy clara: mantener la organización del sometimiento con base a las diferencias, pero en el entendido que a las mayorías se les podrá engañar con el ofrecimiento de una libertad que sólo corresponde a quienes manejan y disfrutan la propiedad y el trabajo de los demás.

Esta forma de aplastamiento ha sido utilizada a lo largo del tiempo. Y en el período actual está unida a los centros de publicidad, al propio marketing convertido en agente fundamental de la difusión y administración de las ilusiones sin base ni fundamento que pagan los mejores dividendos a los dueños del capital.

Y situados en este punto nos preguntamos en relación a la existencia o no de una  política capaz de enfrentar las acciones necesarias para salir del  abismo económico-social en el cual se halla este expaís. El nivel de destrucción que registra es cada vez mayor y son muchos los esfuerzos que habría que adelantar para lograr una realidad diferente.

Pero a tres días de las elecciones los esfuerzos no parecen encaminados a crear un clima de creación y aportes para la convivencia. El 09/04/13 se le hace una  gruesa acusación al CNE. Se le señala como  “brazo ejecutor del Gobierno”. Una impugnación que de inmediato  alcanza un apreciable espacio.

Y  la presidente del organismo responde el 10/04/13 en forma terminante que hay ‘sectores antidemocráticos’ que se activaron en un intento de  imponer su agenda al país. Y con esto se intenta lesionar el proceso electoral y la democracia. Se trata de aventureros a quienes sólo les conviene la agresión al proceso electoral. Una ‘minoría minúscula’ que es impertinente y que nunca reconoce la democracia. Por eso nos acusa de promover fraude y agrede al Plan República y a las FANB

Este tipo de proceder no puede verse en el contexto de la superación de los males de este ex país Pero es indudable que  existe en esta expatria una fuerza social cada vez más crecida, que se aparta de los viejos esquemas y se inclina hacia la formación de una instancia que se ubique cada vez más lejos del  desgaste y la destrucción, que hasta ahora ha prevalecido en esta golpeada dimensión.

¿Se planteará entonces el 15A en este expaís el inicio de otra fase  de la misma historia del aplastamiento  o surgirá al fin un colectivo consciente y organizado capaz de abrir vías para una nueva realidad?

¿Tomará cuerpo el escenario de la violencia para aniquilar, una vez más, las posibilidades de avanzar hacia el establecimiento de una sociedad sobre bases distintas a la verticalidad caudillista y fanática?

En esta  hora en la cual se eleva la posibilidad de ruptura con la vieja institución del caudillismo, la autocracia y el personalismo ¿quedará aislada y negada la acción creadora del colectivo? ¿Permanecerá congelada la empresa destinada hacia la conformación de otro porvenir? ¡Qué historia amigos!

@ablancomunoz / abm333@gmail.com

Consultar el archivo de artículos del autor

El 14A ¿otra historia?

  Agustín Blanco Muñoz 

La historia del 14-A ya está escrita.

La resultante es bien conocida: aquí lo democrático se identifica  con elecciones que por sí mismas son una trampa-fraude-engaño, dispuestas para lograr una base capaz de garantizar la hegemonía de señores, propietarios o inversionistas.

Se crea así la entidad de una supuesta mayoría que con su voluntad expresada en el voto se encarga de determinar el destino de los pueblos.

Pero desde su nacimiento esa  expresión popular viene envenenada por quienes imponen las condiciones para ejercer el sufragio. En la Francia de la revolución se  lleva a nivel doctrinario esa  voluntad  y se hace ley el discurso de la libertad, igualdad y fraternidad.

A este paquete de mentiras se adiciona  una tal soberanía que reside en el pueblo expresada en el voto. Con este mecanismo se garantiza que el colectivo se sienta gobierno. Son objeto así de la peor burla.

Y aquí lo vemos hoy. Dos partes unidas en términos de polarización para lograr el mismo fin: mantener la política de “los enchufados”, ejercida por los que están  y procurada por los aspirantes a la sucesión.

Y eso significa en nuestro caso disfrutar del Estado y su renta petrolera. Lo nuevo es el precio del crudo a $100 para financiar el correspondiente populismo que le dé sustento a la revolución democrática, que se extiende a la condición de un socialismo  con capital para ponerlo al servicio de nuevos inversionistas.

Y  así  esta revolución suma  los poderes públicos, CNE, 20 gobernaciones, PDVSA, BCV, Alba, Banca, alta industria-subasta,  Mercosur, Unasur, militares, medios, miedos, misiones, tarifados, culto, China, Rusia, Irán, Bielorrusia.

Estamos ante un nuevo modelo de revolución basado en el capital pero bautizado como socialismo del siglo XXI, es decir, nuevo y distinto del viejo, agotado y desaparecido. A nivel nacional e internacional existen ya los aprovechadores de la nueva y rentable doctrina que es uno de los mayores legados de Chávez, que los toma de su padre Fidel Castro y los deja a su hijo Maduro.

El  poder del engaño revolucionario cubano se montó sobre el manejo y control de este ex país, lo integró a Venecuba y hoy  a la hora del 14A ejerce su total hegemonía sobre lo que aquí ocurre. Sancho, mientras no se comprenda la burla democrática o socialista, no llegaremos a la otra historia!

@ablancomunoz / abm333@gmail.com

Consultar el archivo de artículos del autor

¿Quién asesinó a Hugo Chávez?

  Agustín Blanco Muñoz 

El propio Hugo Chávez puso a circular, el 28/12/11 la especie de que el cáncer compartido por varios presidentes latinoamericanos podía haber sido programado por el imperio. De modo  que sus herederos nada están inventando. Entonces se sacó a relucir  que USA puso sus investigaciones científicas al servicio del mal.

¿Pero cómo y por qué llega  Chávez a la  convicción de que el culpable de su cáncer podía ser el imperio y que para enfrentar esta realidad debía ponerse bajo la égida del alto mando cubano?

En término de hipótesis sostenemos que esta es una de las claves más importantes de la tragedia final de Chávez. Indispensable observar el proceso desde el momento en el cual HCF concluye   que es inevitable someterse al cuidado y protección de Fidel Castro, para lograr  la estabilidad de su gobierno.

Su contacto inicial con los Castro ocurre en Dic-94. El Comandante, recién salido de Yare,  es recibido por el Presidente de Cuba, con tratamiento de Jefe de Estado.

Se invertía en una negociación política que podía ser muy rentable. Y FC comienza a venderle a HCF el camino socialista cubano como la mejor y más adecuada forma de gobierno para Venezuela.

En En-95 le preguntamos a HCF por su viaje a Cuba y entre otras cosas dijo que FC creía que lo podía ganar para el socialismo pero que él consideraba que eso no tenía posibilidad aquí y que como política sólo podía servir para cerrarse caminos. Pero al día siguiente de su toma de posesión, FC diserta en el Aula Magna de la UCV sobre el futuro de la revolución venezolana.

En el 2003, según la propia confesión de HCF, Castro propuso las misiones como vía para ganar adeptos y garantizar el triunfo en el Referendo Revocatorio Presidencial. La renta petrolera comenzaba a actuar en la dimensión de 100$ barril y bajo la orientación y control cubano.

Una vez ganado el Referendo del 15Ag-04, HCF anuncia que ‘Venezuela había cambiado para siempre’. Y se decide la naciente integración de la revolución venezolana a la cubana. Desde ese momento señalamos el nacimiento de Venecuba. En adelante, Venezuela pasa a ser un expaís y nuestro destino se decide en un alto mando constituido por los Castro y HCF.

La nueva realidad está regida por los lineamientos conocidos como revolucionarios derivados del marxismo-leninismo-castrismo. Y esto implica la construcción de un tal socialismo, no a partir de la toma del poder por parte de la clase obrera sino por los militares. De este modo, el militarismo y las cúpulas correspondientes ocupan un espacio cada vez mayor. Pero todo en el entendido que hay un Comando Supremo  que tiene a su cargo las decisiones en cada uno de los frentes de las dos revoluciones integradas.

En junio del 2012, FC, al ver a HCF, le pide someterse a exámenes porque lo percibe enfermo, luego de lo cual se determina que padece cáncer. De inmediato se impone el ocultamiento y misterio. Es el mismo paciente quien da sus propios partes médicos.

Y esto hay que verlo en el contexto de la sucesión presidencial. A este respecto hay que recordar la experiencia propiamente cubana y el difícil tránsito de Fidel a Raúl. En el caso venezolano se hace indispensable tomar las previsiones para un eventual  cambio de mano.

Y hoy está claro que el Alto Mando Venecubano planifica los diferentes escenarios, teniendo en cuenta la proximidad de una campaña electoral. Lo primero  fue crear una  atmósfera en la que al paciente se le convence de que está curado. Y esto es lo que declara HCF el 23/09/11, con lo cual deja entrever que no tiene impedimento para inscribir su candidatura para la reelección presidencial.

Pero ya para este momento, pasada  la primera cirugía, se había establecido  que el cuadro  era de extrema gravedad y que el tiempo de vida del paciente,  era reducido y que incluso podría no llegar a Dic-12, por lo cual  se fijan las elecciones presidenciales para el 07Oct-12.

Nótese que se adecúan los tiempos a los cálculos de vida de Chávez.

Hay conciencia de que la llamada revolución bolivariana depende exclusivamente de él. Con cualquier otro candidato se podría venir a pique el proyecto revolucionario, dado que la maquinaria del fraude, pudiera no alcanzar para cubrir unas necesidades extremas  por las debilidades de un candidato inconveniente.

La conclusión es clara: necesario preparar a Chávez para la campaña electoral. Someterlo a este sacrificio en nombre de la revolución bolivariana. Se sabe que este esfuerzo puede disminuir aún más los tiempos de vida del dirigente pero puede alargar el tiempo de existencia  de la revolución.

Concluida la campaña, Chávez queda materialmente liquidado. El 27/11/12 viaja de nuevo a La Habana a recibir tratamiento de oxigenación hiperbárica.  El 07/12/12 regresa a Caracas y en la noche anuncia  que será sometido a una nueva cirugía y pide que en caso de una situación sobrevenida Nicolás Maduro sea su sucesor. Despide la cadena cantando el himno del ejército. Esta se convirtió en la última vez que se vio al comandante en televisión.

Esto debe verse con suma atención. ¿Cómo explicar que una persona tan emocional pueda hablar en forma tan controlada   sobre las posibilidades de su muerte y que deje todo programado y dispuesto? La operación la querían hacer de inmediato pero el decidió venir a dejarlo todo arreglado.

Esta actuación es posible, pero también se puede pensar en una preparación previa del paciente para ayudarlo a cumplir un plan diseñado por el Alto Mando de Venecuba, para quien la muerte absoluta del líder máximo y jefe único de la revolución bolivariana, significaría tanto la desaparición del intento por revivir las ilusiones del socialismo, como la pérdida para Cuba de su mayor y más sólido soporte.

En general se cree que si cae una de estas revoluciones cae la otra. Y entonces tiene perfecta lógica tanto la preocupación de los cubanos por la enfermedad terminal de HCF como la decisión de dirigir y controlar un proceso de curación que se sabe no se produciría.

Al paciente entonces se le prepara para soportar su estado de salud y actuar en la dirección que se le indique. Estamos ante una plena utilización de la persona.

Y desde su regreso a La Habana, autorizado unánimemente por una AN que en ningún caso cuestionó el tratamiento en Cuba, hasta la fecha oficial de su fallecimiento el 05/03/13, median 86 días inmensamente trágicos para este hombre.

La información sobre el paciente resultó un  engaño planificado. La totalidad de los miembros de la escena parecen haber cumplido un papel dispuesto por otros. De no ser así es muy difícil explicar comportamientos como el de su hija María  Gabriela que el 21/12/12 cuando ya se sabe que el estado de salud de su padre es irreversible escribe en su twit: Estamos junto a papá. Vivos, luchando y recuperando la salud. Con Dios. El 29/12/12 Maduro declara que lo  vio y le apretó la mano con fuerza. Al día siguiente se  suspenden las fiestas de fin de año en la Plaza Bolívar y se pide a la gente elevar una oración por el cdte.

En enero y la primera quincena de febrero del 13 continúa el discurso: el GP se está recuperando, se reúne con ministros, dicta órdenes, aprueba y firma documentos. El 15/02 se pone a circular una foto del paciente con sus dos hijas en plena lectura de Granma. En las calles hay festejo por su mejoría.

Y un comunicado informa que el paciente se mantiene consciente, con integridad de sus funciones intelectuales, en contacto con su equipo y al frente de las tareas inherentes a su cargo. La infección respiratoria fue controlada.

Horas después de esta foto, el paciente habría tomado la decisión de regresar. Se le traslada el 18/02/13 en horas de la madrugada al Hospital Militar. Allí nunca se le vio ni ninguna autoridad dio informe alguno. Todavía el 02/03/13 Maduro niega los rumores del fallecimiento de HCF, pero admite su gravedad e informa de la aplicación de nuevas dosis de quimioterapia.

El  deceso fue informado por el vicepresidente  en la tarde del 05/03. Ya se habían tomado medidas en la Comisión Cívico Militar para garantizar el orden y la estabilidad en todo el territorio nacional.

Desde el 08/12/12 estaba en la calle la candidatura de Maduro. A partir del 09/12/12, se profundiza el culto  al convocar a una oración por la salud del Cdte en todas las Plazas Bolívar de este expaís.

El 10/01/13 la apoteosis crece. En acto de masas en el centro de Caracas se juramenta a todos los presentes como  Presidentes porque a partir de ese momento Todos los chavistas son Chávez.

Y una vez muerto HCF prosigue el chavismo sin Chávez ahora en mano de su hijo Maduro. Fracasado el proyecto de un tal embalsamiento, se decide que el máximo jerarca de la revolución bolivariana repose en el Cuartel de la Montaña. Hora después aparece el Templo Hugo Chávez. Una Iglesia que se presenta como imbatible.

El último caudillo de la tradición liberal-positivista deja un culto montado bajo la experta dirección del alto mando de Venecuba. Fidel Castro y su combo, como dice en su carta de despedida a HCF del 17/02/13, conserva el privilegio de una participación directa en la renta petrolera de este expaís.

El plan del control de una enfermedad y una revolución funcionó. Y ante la pregunta relacionada con quién asesinó a Chávez habrá que responder que cuesta mucho exculpar, por ejemplo, a quienes lo “someten a un tratamiento” y lo lanzan al sacrificio en una campaña electoral suicida.

Pero a nivel del oficialismo  se  tiene una firme visión sobre el asunto. Y se señala, como lo hace Toby Valderrama (VEA, 20/03/13, p.09),  que fue asesinado por la oligarquía. Como en su momento lo hicieron con Cristo y con Bolívar. ¡Qué historia amigos!

@ablancomunoz / abm333@gmail.com

Consultar el archivo de artículos del autor

¿Tiempo de vida o de asesinos?

  Agustín Blanco Muñoz 

La pregunta adquiere cada vez mayor espacio: ¿Es este un tiempo de y para la vida? ¿Es que tenemos una clara noción de lo que tenemos y llamamos vida?¿Cuántas veces, ante tantas negaciones,  nos ha tocado preguntar si eso que llevamos es exactamente  vida? ¿Nacimos con o sin vida?

Por mucho tiempo hemos sostenido y sentido que la vida es linda, que los sueños son capaces de construir nubes de flores que se hacen canciones de existencia. Que vivir es identificarse cada vez más a la entrega que va más allá de cada uno de nosotros para ser en los otros. En una comunidad de humanos que por estar unidos al amor, al sentimiento de la más alta pureza que lleva al sentir de todos por encima del nuestro, es capaz de asumir la hermandad como máxima expresión de existencia.

Pero a lo largo del tiempo advertimos que no es verdad que hacemos gala de esa condición de humanos. Que en alguna parte lo que pudo haber sido un designio, de dioses, de naturaleza y de propia humanidad, se quedó paralizado en un territorio del cual aún no tenemos noticias.

Y llegamos así al punto en el cual no nos es posible sostener, frente en alto y convicción mayor, que somos cultivadores y propagadores de la vida y la alegría.

Cada uno de nosotros tiene sobre sí una carga creciente de tristeza como  rasgo mayor de los días por los cuales transitamos. Son huellas de dolor que nos borran con mucha frecuencia toda risa de niño, todo cántico de pájaro o cualquier respiración de una flor con intención de señalar otros caminos.

De este modo, y al asumir con valor, sinceridad y todo el padecimiento acumulado,  llegamos a pensar que la vida es una de las grandes mentiras de nuestro tiempo.  Algo que cada vez tiene menos correspondencia con la práctica, el hacer.

Y es terminante y terrible la conclusión: no tenemos vida porque estamos muy lejos de la condición humana. Hasta hoy hemos escuchado las proclamas. Y hasta fungimos de alta voces de todo tipo de teoría. Pero eso no significa que apuntemos a la realización o al toque de vida, a la acción compartida con todos para la producción de satisfacciones, identificaciones, cercanías, amores de hermanos.

Cada uno de nosotros y los propios agrupados andamos tras el mismo objetivo: cuidar lo mío, lo tuyo, lo de cada quien. Lo colectivo y comunitario no pasa del decir. La idea de tomar, poseer, acumular para el disfrute es lo dominante. Los llamados valores de la humildad, la igualdad, el compartir, la solidaridad son simples postulados o recursos para cubrir otros procederes.

Detrás de muchos filántropos se ocultan intereses difíciles de defender. Y las propias políticas sociales de muchos demagogos y populistas son simples coberturas para el mejor ejercicio del mismo sometimiento a los dominios establecidos. De allí que permanezcan los mismos esquemas de las conocidas mentiras que pregonan  una justicia,  libertad, igualdad que sólo existen para algunos.

Lo que tenemos entonces es una comunidad de propietarios con su correspondiente mentira de humanidad y otra comunidad de hombres y mujeres sin nada que sea suyo: ni siquiera humanidad dado que ésta es hoy un artículo, una mercancía, una mentira con un precio, una marca y un diseño publicitario.

Por eso allá y más allá se expende la vida. De eso sólo puede disfrutar quien tiene como garantizarla. Salvo que una vida apuntalada por el dominio, la fuerza y hasta por la bala tampoco es legítima vida. Es simple subsistencia. Una sociedad  que sólo puede ser entendida como ‘una suma de individuos’ que cumplen con los pasos que les permiten mantenerse un tiempo indeterminado en lo que se nombra como vida.

Y nos conseguimos con que por los siglos de los siglos han salido al debate y a un tal combate las doctrinas encargadas de formar un hombre bueno, a imagen y semejanza de lo mejor que concibió Dios y cuya representación en varios casos envió a la tierra para sembrar amor, paz, sacrificio por el prójimo, entrega, entendimiento, comprensión,  hermandad.

Pero a lo largo de los siglos estas doctrinas, con uno o más Dioses, no han logrado humanidad. Y  en el propio seno de creyentes se avivan los sentimientos y acciones encontrados que llevan al enfrentamiento, la violencia, el padecimiento.

Por eso esta sin humanidad de propietarios está montada sobre muros de defensa. Aparatos y maquinarias. Y el Estado es el primer gendarme del mundo. Todos los poderes en lucha de fuerza por su posesión y control.

Por esto la sin humanidad se identifica con la guerra permanente por la conquista o mantenimiento del poder. Y todos los siglos de  sin  humanidad están llenos de toda la negación de vida que se sintetiza y concreta  en la guerra que no cesa.

Es la permanente acción destructiva de la no humanidad disfrazada de una humanidad bala, fusil, ametralladora, bombas para destruirlo todo, sólo mata gente, drones o misiles para que no quede nada. Este es un tiempo de hombres guerra, hombres muertos y de niños que no nacen con vida. Un tiempo en el cual rige el asesinato como máximo estandarte de lo humano.

Y nosotros, hoy aquí en este expaís, tan llenos de sin humanidad y en medio de una guerra que nadie se ha atrevido a declarar pero que  tiene un registro de muerte en cada minuto ¿podemos acaso negar nuestra pertenencia a este tiempo de los asesinos?

¿Y qué se podrá hacer para asegurar algún nivel de sobrevivencia? La única manera de lograrlo es mediante una nueva perspectiva de la vida, de la historia y de los hombres. Algo que no puede ocurrir mientras rija aquí la polarización de dos instancias de destrucción.

Construir humanidad es precisamente lo que habría que acometer en esta humanidad sin humanidad. Los molinos  no son de viento sino de pólvoras llamadas a cumplir con la tarea última de los criminales: acabar con toda posibilidad de sobrevivencia.

No falta, sin embargo,  quien siga aferrado, como tantos millones a lo largo del tiempo, al eterno Dios y su misericordia, que hasta ahora no ha logrado el milagro de la aparición del tiempo de la humanidad, de la propia vida y la desaparición del asesinato de propietarios y aspirantes. ¡Qué historia amigos!

@ablancomunoz / abm333@gmail.com

Consultar el archivo de artículos del autor

¿Y qué viene ahora?

  Agustín Blanco Muñoz 

Chávez señaló obsesivamente que era el único con liderazgo, capacidad y ascendencia para garantizar la estabilidad y la gobernabilidad. La propia derecha debería agradecerme porque sin mi, esto se vendría a pique.

Es la expresión del caudillo de la prepotencia en quien recaen todos los poderes en lo civil y militar. Impulsa  las leyes necesarias que garanticen la vigencia de usurpaciones en el contexto de la existencia de un Estado sin Derecho.

Todo su esfuerzo se encamina a conformar un Partido Militar del cual se  erige como su máximo dirigente. Y al modificar la ley adquiere el grado militar de  Comandante en Jefe y máxima autoridad de la FANB. Ratifica así la autoridad suprema que ejerce desde el inicio de este proceso.

Por esto la sucesión sólo se la plantea en su hora final y, se supone que por recomendación del alto mando de Venecuba, quien dirige y controla acciones en esta etapa que concluye en la fatalidad.

Y al iniciarse lo que se califica como período postchavista, son muchas las preguntas en torno a la estabi-gobernabilidad. Maduro dice y repite: yo no soy Chávez, no tengo su carisma ni capacidad. No puedo solo con esta responsabilidad.  Necesito  apoyo para mantenerme, continuar y profundizar la revolución.

Pero las bases y fundamentos de este proceso, 14 años después, exhiben peligrosas grietas. Hay una población apegada a políticas sociales que no generan producción. Y un gasto difícil de restringir porque está dirigido a un colectivo que junto con el Partido Militar funciona como agente de lo que se conoce como socialismo del siglo XXI.

Y ante un consumo que crece y una economía afianzada en la renta petrolera, comienza a sentirse el enorme hueco fiscal que llevó a la devaluación del 46% del ‘Viernes Rojo’, y una segunda: la Subasta San José, en la que los importadores obtendrán dólares por encima de 6:30, lo que significa más ingreso para las arcas estatales y mayores precios-inflación.

¿Cómo mantener la estabi-gobernabilidad en medio de una economía que sigue beneficiando al alto capital y pisoteando al colectivo? ¿Cómo sostener un tal socialismo sin carisma, ascendencia ni economía para todos? ¿Bastará mantener el reparto de la renta y la activación del partido militar con el apoyo de otros organismos de y para la represión? Sancho, esto se puede ir a pique pero no el 14A!

@ablancomunoz / abm333@gmail.com

Consultar el archivo de artículos del autor

¡Aquí vienen tiempos mucho más duros!

  Agustín Blanco Muñoz 

Asistíamos a nuestra clase semanal  sobre Problemas de Venezuela Actual en el Doctorado en Ciencias Sociales de la UCV, cuando nos llega  el mensaje: Maduro está en cadena informando sobre la muerte de Chávez. Sobre esto hablábamos minutos antes cuando examinamos la reunión del equipo político y militar del régimen presidida por el vicepresidente en funciones de presidente.

Al calificar el discurso del funcionario, señalamos que toda la reunión parecía un Réquiem o misa de difunto. Lamentablemente no nos equivocamos.

Y de inmediato  surgió la interrogante sobre qué ocurriría en caso de su muerte. Planteamos que aún cuando es común que se produzcan alteraciones y saqueos, la existencia de una población tomada por el fanatismo y el miedo, sugería que por el momento nada pasaría.

Y que a esto ayudan otros muros de contención: el despliegue de fuerzas represivas y la existencia de una MUD en su gran mayoría interesada en la paz, que puede servir de plataforma para la realización de acuerdos y negociaciones para aumentar las posibilidades de hallar una salida pacífica a la situación de polarización que caracteriza el cuadro político actual.

Por estas razones se puede apostar que aquí en principio sólo habrá un simple cambio de imagen, de Chávez a Maduro, tal cual fue el deseo-petición de Chávez a la hora de su despedida del 08-12-12, cuando se dirigía a una nueva cirugía.

Señalamos también que a esta hora la sucesión presidencial había que considerarla a partir del dictamen del 09/01/13 del TSJ sobre continuidad administrativa. Y si el señor Maduro es a plenitud vicepresidente, es el llamado, en consecuencia, a ocupar la presidencia y luego presidir sus propias elecciones con su CNE a su entera disposición.

En este caso lo que interesa destacar es el contrapunteo que se presentó entre quienes adscriben esta posición, encabezados por Jaua, y quienes como Soto Rojas señalaron que la presidencia correspondía a Diosdado Cabello como presidente de la AN.

Demás está decir a la vez que la candidatura Maduro contaría con las mismas ventajas de que dispuso Chávez materializadas en el control total de las instituciones y el dominio sobre la mayor renta petrolera que se conoce en la historia de este expaís.

Difícil pensar, en consecuencia, en la posibilidad de la derrota de una maquinaria apuntalada por una gama extensa de ventajas que incluye un CNE adecuado a la trampa-fraude y el control de un aparato llamado de inclusión, sobre el cual se invierte un alto capital que garantiza un sinnúmero de voluntades-votos.

Pero la gran interrogante gira en torno a si se podrá mantener  lo que se denomina revolución sin un líder que garantice la ascendencia a lo interno de la organización política y en la población en general. ¿Tiene Maduro las condiciones necesarias para imponer un liderazgo propio que dé continuidad al construido por su padre Chávez?

Es indispensable recordar que Chávez ya para 1998 se plantea el rescate del caudillismo tradicional. Frente a una llamada ‘Cuarta República’ que había hecho un esfuerzo por reivindicar la civilidad y cambiar el viejo liderazgo militarista, surge ahora un movimiento que enfila su acción hacia la búsqueda de una plataforma para implantar una autocracia militarista bajo la guía de Fidel Castro.

Se conforma así un proceso regido y dirigido desde La Habana por los hermanos Castro y su G2. La campaña y los resultados del 7Oct-12 dan la medida de esta ingerencia. En esta campaña el cáncer presidencial actúa materialmente como el jefe de la contienda. Se le utiliza como instancia para aumentar la conexión mágico-espiritual del caudillo con su pueblo.

Se mantiene así un liderazgo que logra aún conservar su dominio. Y a partir del manejo de su enfermedad, toma las medidas mínimas e indispensables para darle continuación al cuadro político que ha regido hasta el presente, hasta llegar a nombrar sucesor, en caso de falta absoluta o temporal.

Y es el momento en el cual se produce la máxima extensión y profundidad del mesianismo con una clara finalidad: suplir la posible ausencia del jefe único con el culto correspondiente.

Un trabajo planificado en los laboratorios políticos mayores de Venecuba, con la intensión de transmitir un mensaje que domine en la mente y espiritualidad de un pueblo-colectivo que vería en el sucesor la propia representación o continuación del héroe.

Por ello hoy este expaís está atrapado por el ciclo de un cáncer que se convirtió en entidad política hasta el punto de adquirir la jerarquía indispensable para ser puntal de un culto, que sea la base y fundamento de y para la permanencia de una tal revolución socialista del siglo XXI.

Chávez se presenta así como la síntesis del caudillismo que mantiene sumido a este expaís en el contexto del autoritarismo-mesianico-providencial.

Pero este legado mítico-religioso, este culto y exaltación del héroe ¿puede servir en algo a un hombre de la talla de Maduro? ¿Dónde está la épica de Maduro para la promoción del mito?

¿Qué ascendencia puede tener un gobernante sin ningún poder o recurso proveniente del mundo mágico-religioso sobre un colectivo acostumbrado y tomado por lo mítico? ¿Podrá valerse de algún arma, que aún no conocemos, para forjar un nuevo liderazgo?

Por esto hemos mantenido que Chávez representa la síntesis del caudillo que se apoya en el contexto del autoritarismo-mesiánico providencial. Es el último autócrata del militarismo. Bien lejos los Maduro de esta figura.

Por ello, este gobernante, ya presidente encargado y en plena campaña para revalidar como titular, nos llevaría a situaciones mucho más duras que las conocidas debido en lo fundamental a la progresiva sequía económica dada la caída imparable de la producción y unas arcas que cada vez se llenan de más inflación, devaluación, deudas y todo tipo de quiebra sin que haya quien esté dispuesto a proporcionar la salvación. Nada fácil el tránsito que nos aguarda. ¡Que historia amigos!

@ablancomunoz / abm333@gmail.com

Consultar el archivo de artículos del autor