70 años del desembarco – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

Francia decidió conmemorar a lo grande el 70 aniversario del desembarco de los aliados en Normandía. A los actos asistieron unos 2.000 veteranos, junto a 8.000 invitados y unos 20 jefes de Estado o de gobiernos estuvieron presentes en los actos del viernes 6 de junio, en la playa de Ouistreham.

En medio de un estricto protocolo y una logística perfecta.

Mientras ello ocurría, el necesario ejercicio de recuerdo, con la idea que la historia no se repita, en medio de la crisis económica actual, es normal interrogarse sobre los costos de lo que fue la más grande operación naval y aérea, con el más grandioso despliegue de medios humanos y materiales por parte de los aliados en la primavera de 1944.

Al amanecer del 6 de junio, más de 155.000 soldados llegaron en paracaídas o fueron desembarcados en Normandía, con el apoyo de 11.500 aviones, unos 7.000 barcos de guerra, 20.000 vehículos y un millar de tanques de guerra.

Una operación cuidadosamente preparada, en el más grande de los secretos, durante año y medio. Inimaginable en los tiempos actuales, que las industrias aliadas se movilicen al servicio del esfuerzo que exige una guerra, para liberar a Francia y Europa entera de la barbarie nazi.

En las playas de Normandía dejaron la vida más de 10.500 soldados y un número similar de civiles, víctimas del bombardeo de los propios aliados que buscaba debilitar las defensas alemanas.

La batalla de Normandía, que siguió al desembarco, duró tres meses, movilizando casi tres millones de soldados aliados hasta la liberación de París en septiembre de ese mismo año 1944.

Tres años más tarde, una vez culminada la guerra, los Estados Unidos, implementaron una operación de solidaridad sin parangón, para reconstruir lo que los nazis habían destruido. 13 millardos de dólares recibió Europa, en lo que se llamó el Plan Marshall, la mayor parte fue una donación.

Francia, utilizó 2.8 millardos de dólares de dicho Plan Marshall y terminó reembolsando 225 millones en los años 60.

Los imprevistos de la historia, han hecho que la conmemoración de los 70 años del desembarco que le puso fin a la segunda guerra mundial, tenga lugar justo cuando vuelven aires de guerra fría. La crisis en Ucrania y la actitud de Rusia, han puesto al mundo en una situación que creíamos superada.

Sin embargo, la celebración de la memoria, sirvió también para que dialogaran Obama, Putin y Poroshenko. Un encuentro, muy corto, en el castillo normando de Benouville, pero que permitió evocar la hipótesis del fin de los combates en la frontera ucraniana.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Domingo electoral – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

La campaña por las elecciones europeas de éste domingo, comenzó el pasado 12 de mayo. Se trata de un escrutinio complejo, para escoger los futuros ocupantes, por un período de cinco años, del Parlamento Europeo, con sede en Estrasburgo y en Bruselas. La principal tarea de estos legisladores será la adopción de directivas y reglamentos, votar el presupuesto de la Unión y controlar la Comisión Europea.

388 millones de europeos de los 28 países miembros de la Unión, votan en fechas y con modalidades que varían de un país a otro. En Austria por ejemplo pueden votar los mayores de 16 años, en otros países como Bélgica, Chipre, Luxemburgo y Grecia el voto es obligatorio.

No todos votan al mismo tiempo. Los británicos y los holandeses fueron convocados el jueves 22 de mayo, en Francia se vota el domingo 25.

En la mayoría de los países, salvo en Francia, las listas con las candidaturas incluyen una sola circunscripción nacional. Los eurodiputados designados en Francia lo son, circunscripción por circunscripción, de forma proporcional. El número de escaños varía según las circunscripciones, en función de la población, es así como por ejemplo Francia, elegirá a 74 representantes para el Parlamento Europeo.

En total, en Europa, se eligen 751 diputados y cada país miembro tendrá al menos 6 representantes y un máximo de 96.

Los diputados, por su parte, tendrán que elegir un presidente para el Parlamento y aprobar el nombre del candidato a presidir la Comisión Europea, a su vez propuesto por los Jefes de Estado y de gobierno, tal y como lo establece el tratado de Lisboa. Este cambio se hizo con la intención de permitirle a los electores ejercer un peso directo en la nominación del sucesor de José Barroso.

Sin duda será éste un fin de semana muy cargado electoralmente hablando, ya que además de las elecciones europeas, tendrán lugar las presidenciales en Colombia y en Ucrania. En Venezuela, se elegirán nuevos alcaldes en San Diego y San Cristóbal, luego que el régimen de Maduro destituyera arbitrariamente a sus respectivos alcaldes.

Elecciones todas muy distintas, cada una con sus respectivas expectativas de participación, sus favoritos y sus diversas técnicas de votación y de observación.

En algunas, como las europeas, el gran desafío es frenar el avance de los euroescépticos. En Colombia, tratar de salvar a una democracia que está bajo asedio y en Ucrania, detener el avance de los grupos separatistas. En Venezuela, como de costumbre, el escrutinio servirá como antifaz democrático de un régimen autocrático.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Derechos humanos – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

Las denuncias se acumulan. Los testimonios son irrefutables. Las víctimas, reclaman justicia. La violación de los Derechos Humanos con fines políticos, es un nuevo agravante, para el ya abultado expediente del régimen de Nicolás Maduro.

Desde el 12 de febrero, cuando comenzaron las manifestaciones, contra el régimen castrochavista, por su creciente autoritarismo, éste no buscó comprender el por qué de las mismas y prefirió activar una fatal lógica represiva. La primera consecuencia política, de dicho accionar, ha sido la destrucción de la improcedente imagen positiva, que la llamada revolución bolivariana tenía ante la opinión internacional.

En ese sentido, sobresale la denuncia hecha en días pasados, desde Washington, por la organización Human Rights Watch la cual halló “evidencias convincentes de graves violaciones de derechos humanos cometidas por miembros de las fuerzas de seguridad” y funcionarios judiciales de Venezuela, en 45 casos que abarcan más de 150 víctimas. En todos los casos señalados, fueron funcionarios uniformados los que recurrieron “reiteradamente a un uso ilegítimo de la fuerza”, así como a “descalificaciones políticas” contra manifestantes pacíficos y desarmados, incluso después de que estuvieran detenidos.

Unos terribles hechos, que no sorprenden a la opinión venezolana, la cual sabía desde que Chávez decidió el retiro de Venezuela de la CIDH, que la intención de la revolución bonita, era saltarse la Constitución.

Hoy cuando el régimen de Maduro ha decidido brincarse los derechos fundamentales, en los Estados Unidos en el Plenario de la Cámara de Representantes está por aprobarse una ley que sancione a miembros del gobierno de Caracas, violadores de derechos humanos.

En contraste a ello, éste jueves el presidente Mujica de Uruguay en una entrevista concedida a la cadena CNN en Español, señalaba que: “hoy es posible hacerle la vida imposible a cualquier Gobierno y siempre levantando la bandera de los derechos humanos”.  Viniendo de un elemento cercano al castrismo, dicha declaración sobre los derechos humanos en Venezuela, no es nada banal.

“…si se lleva la actitud a la tremenda, no se puede convivir”, agregó Mujica. Una afirmación que sorprende cuando sabemos el tipo de armas que utilizó Mujica en su lucha contra la dictadura uruguaya y las “armas” que utilizan hoy los estudiantes venezolanos desde sus campamentos pacíficos, desmantelados con saña y exceso por pelotones de la GNB.

Mujica, no solo por viejo, sino por comunista, sabe que los Derechos Humanos son el nudo gordiano en el proyecto de tiranía castromadurista.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Las sanciones inteligentes – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

El proyecto de ley de “Libertad Venezolana y Protección Democrática” o “H.R. 4587“, presentado en marzo por los congresistas republicanos por Florida Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, junto a cinco legisladores demócratas, aspira “sancionar a violadores de derechos humanos del régimen de Maduro”

La H.R. 4587 pide la negación de visas para entrar a EEUU, bloqueo de propiedades, congelación de bienes, y prohibición de transacciones financieras a miembros del gobierno venezolano que “hayan cometido violaciones contra los derechos humanos en Venezuela”. Este viernes, el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, lo aprobó por mayoría y ahora será debatido en el plenario de la Cámara.

A pesar de servir para el mantenimiento de los equilibrios cuando estos están amenazados, las sanciones, en ocasiones han mostrado sus límites. Una sanción útil y eficaz, le deja a las partes en conflicto márgenes de maniobra suficientes para mantener el diálogo.

Las sanciones internacionales, fueron un instrumento político contra la ex Yugoslavia, instrumentalizadas por Corea del Norte y salvo prueba en contrario inoperantes contra Irán. Por eso, ahora se diseñan “sanciones inteligentes” centradas, progresivas, limitadas en el tiempo y constantemente evaluadas.

Sin embargo, es difícil valorar el impacto real de las sanciones sobre una situación general. Hay una tendencia en la opinión internacional a considerar el aspecto negativo de las sanciones, por aquello de que es más fácil constatar un fracaso que un éxito. Por ello es fundamental del aspecto simbólico de la sanción.

Justamente en éste punto, habrían jugado un extraño papel algunos miembros o personeros cercanos a la MUD intercediendo ante la Subsecretaria de Estado, Roberta Jacobson, para que no se sancionara, al menos no en lo inmediato, al régimen de Maduro. Sin duda una petición, sui generis, viniendo de un grupo que se dice en oposición al régimen venezolano.

Volviendo a las sanciones, las mismas son, un medio de coerción que Joseph Nye clasifica en lo que se llama el “hard power” es decir en la misma categoría de la acción militar.

La noción de “sanciones inteligentes” tiene como objetivo concebir una sanción económica generalizada pero que toca a los dirigentes del país concernido por la medida y que no va en contra del bienestar de la población.

Las sanciones son una solución intermediaria entre la inacción y la impotencia a veces de la diplomacia. Al tiempo que, el Congreso de los EEUU no solo demuestra su implicación en el caso venezolano, sino que intentará convencer a la comunidad internacional para que apoye dicho esfuerzo castigando a violadores de derechos humanos del régimen de Maduro.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Pulso geopolítico – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

No es la más grande, ni la más poblada, ni la más rica ciudad de la región industrial del Este de Ucrania. Sin embargo, es a las puertas de Slaviansk, y sus 117.000 habitantes que se colocaron éste viernes 2 de mayo los tanques ucranianos. Frente a los blindados, las barricadas de los militantes pro-rusos. Una ciudad convertida en capital de los separatistas, que podría influenciar el futuro del resto del país.

Putin no es un líder carismático, su estilo es detestable, el régimen que preside está muy lejos de ser democrático y sus intenciones respecto a Ucrania son esencialmente imperialistas.

Del lado occidental, no bastó con apoyar a los revolucionarios de la plaza Maïdan. Ahora que la guerra luce inminente, se vuelve urgente negociar con Moscú.

Tarea ésta cuesta arriba. A los ojos de Moscú, la ruptura tiene que ver con el hecho que Occidente se negó a ponerle fin de facto a la guerra fría en 1991, desde que colapsó la Unión Soviética. Sergei Karaganov, un reconocido experto ruso en temas de política exterior señala que Occidente se empeñó en extender su zona militar, y su influencia política y económica a través de la OTAN, ignorando de manera sistemática los intereses y las objeciones rusas. Fuimos tratados como una potencia derrotada, insiste Karaganov. Se nos aplicó una versión soft del tratado de Versailles, escribió el experto, para el diario ruso Izvestia. Esa política, engendró una suerte de síndrome de Weimar en una nación, que considera que su dignidad e intereses fueron pisoteados.

Los deseos de independencia y de europeización de los manifestantes de Kiev, son legítimos y en consecuencia atrajeron la simpatía y el interés de la opinión occidental. Pero mientras llega el 25 de mayo día de las elecciones que deberán legitimar un nuevo régimen en Ucrania, Putin y sus paramilitares, avanzan a grandes pasos. Crimea ya anexada, el Kremlin ataca con una guerra de propaganda, la cual insiste en señalar que Kiev está ahora en manos de fascistas.

Así se abre ante nosotros un nuevo episodio del pulso geopolítico, entre Occidente que busca atraer a las ex repúblicas soviéticas, al tiempo que el Moscú de Putin, nostálgico de la URSS, sigue adelante en su proyecto de convertirse en una potencia euroasiática.

Dos bloques que no han dejado de enfrentarse. Pero hoy ante la inminencia de una escalada bélica deberán sentarse a negociar el fin de ésta insensata progresión.

Ni el propio Putin en sus delirios los más irresponsables aspira a una nueva guerra mundial.

Cualquiera que sea la salida a la crisis actual, pasa obligatoriamente por unas elecciones transparentes e incontestables, en Ucrania el próximo 25 de mayo.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Maduro y el desprecio – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

Debemos reconocerle a Maduro, al menos una cualidad. El no hace nada para agradarnos. Su indiferencia respecto a los sentimientos que él inspira es sorprendente. Podríamos decir que esa característica, en un Jefe de Estado, es signo de integridad, de pureza. Claro está, cuando dichas virtudes son puestas al servicio de la rectitud, de la coherencia, de la perseverancia en la conducción de un proyecto. Pero todos sabemos que no es el caso de Maduro, quien carece de perseverancia, salvo en su admiración por Fidel Castro.

La sinceridad una gran ausente y un observador poco objetivo pensaría que es un gesto de ingenuidad. Pero Maduro no duda un solo instante de sí mismo, lo que podría ser percibido como gesto de autoridad, es la reacción propia de un animal político de sangre fría. No hay sentimientos, mucho menos emoción. Ningún esfuerzo histriónico, para al menos fingir. Puede que se deba al hecho que no tiene sentimiento alguno por el cargo, ni por el país, ni mucho menos por la nación. Nada parece afectarle, ni su propio descrédito político, ni la himalayesca crisis que atraviesa el país en todos sus ámbitos.

Maduro no transmite autoridad, no porque la desconozca, sino porque no la entiende, jamás la ha conocido, mucho menos practicarla en un contexto republicano y democrático. Sus edictos conllevan más desprecio que solemnidad. La confianza en él mismo es directamente proporcional a la desconfianza que provoca su manera de gobernar. Hasta ahora esa ha sido su fuerza, de cierta manera. Pero todo tiene sus límites.

Devaluaciones en ráfaga, penurias y guerra política. Es la tarjeta de presentación internacional de Venezuela. ¿Cómo una potencia petrolera padece penurias propias de los países menos avanzados del planeta? Se preguntaban ésta semana en Davos. Hacer previsiones económicas en Venezuela es más un asunto de, ruleta de la suerte, que de extrapolaciones matemáticas. Lo que lleva a concluir que, Venezuela tendría muy pocas opciones de sacar provecho del resurgir actual de la economía mundial.

A pesar de las apariencias, Maduro, a los ojos de muchos ha sido percibido como un hombre de desafío y de diálogo. En razón de, sus encuentros con el presidente de las Empresas Polar, con los propietarios de los canales de TV, con alcaldes y gobernadores de oposición. Presentando proyectos de alianza, improvisados, aproximativos, aleatorios, que a simple vista parecen chapuza de vice ministros, pero en realidad, quién puede creer o adherir a esos encuentros con el régimen. La política gubernamental es el espejo del desorden de Estado implantando a lo largo de estos últimos quince años.

Presentar como prioritarios; la seguridad ciudadana, el control de la inflación, el empleo, la crisis monetaria, no lucen legítimamente primordiales para un régimen que se obstina por todo lo contrario.

Mientras más tiempo dure ésta campaña de destrucción oficial, más difícil será, la tarea de los encargados de hurgar en el inconsciente social de Venezuela, para obtener la inspiración de lo que sería la estrategia política de la dirigencia opositora.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

La NSA – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

Las muy secretas prácticas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA en inglés) dejaron de serlo gracias a los documentos confidenciales que el exconsultor de la NSA Edward Snowden hizo públicos. La NSA espía a cientos de millones de personas en el mundo y recupera millones de datos, cada día.

Utilizaron las embajadas para así espiar mejor a los aliados. En Alemania, la NSA operaba en el 2003, desde la sede diplomática de los EEUU en Berlín a escasos 800 metros de la Cancillería. Grabaron al Canciller Gerhard Schröder y a partir del 2005 a Angela Merkel. Los datos recuperados eran enviados directamente a la Casa Blanca y no a Fort Meade, sede de la agencia, como era costumbre.

También recurrieron los agentes de la NSA a prácticas antiguas. Colocando micrófonos en la representación francesa ante la ONU en 2010 e igualmente se interesaron por la red privada virtual (VPN) que conecta las computadoras de las embajadas y consulados franceses con la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores (Quai D’Orsay) en París.

En 2007 la NSA había llegado a un acuerdo con los nueve gigantes de Internet: Microsoft, Apple, Google, Facebook, YouTube, Skype, Yahoo, AOL y Paltalk. La agencia tiene acceso directo a los datos archivados en los servidores de dichas empresas. El programa se llamó Prism y era la fuente primaria de información bruta utilizada para redactar los reportes analíticos de la NSA.

Desde mediados de los 90, la mayoría de las telecomunicaciones mundiales transitaba la red de cables submarinos. El Reino Unido, como centro nervioso de dicho cableado, la NSA no dudó en aliarse con sus homólogos británicos, el GCHQ, para conectarse a dichos cables. Ambas agencias pusieron en servicio un sistema de “tapping”, que permite copiar la totalidad de los datos que pasan por las fibras ópticas submarinas. Gracias al programa Muscular, ambas agencias interceptaban el tráfico de los servidores utilizados por Google y Yahoo.

La NSA también se asoció al programa Tempora, lanzado por Londres en asociación con siete empresas de telecomunicaciones (British Telecom, Vodafone Cable, Verizon Business, Global Crossing, Level 3, Viatel et Interoute), con ello se accedía a lo esencial del tráfico Internet y telefónico mundial. Con dicho método, la NSA, espió los mails de wanadoo.fr y a Alcatel-lucent.com, los dos gigantes de las telecomunicaciones francesas.

Para descifrar todos los datos interceptados, la NSA en 2010 lanzó el programa Bullrun, una suerte de, fuerza bruta de supercalculadoras que permitía obtener los códigos ensayando todas las combinaciones posibles. La agencia igualmente concibió XKeyScore, la herramienta de análisis central de su sistema de espionaje. Una suerte de Google para espías.

Pero nada era suficiente, la NSA también leía los mensajes de texto. 200 millones de SMS al día recolectaba la agencia estadounidense, valiéndose del programa Dishfire.

Este inmenso escándalo ha sido el asunto más difícil que ha tenido que afrontar la administración de Obama. De la manera como Washington logre calmar a las “víctimas” comenzando por sus aliados, dependerá la buena continuación de lo que le queda de mandato a Obama. Es por ello que éste viernes el presidente norteamericano declaró que la NSA no espiará más a los países aliados “salvo en caso de fuerza mayor por la seguridad nacional” Una manera de pedir excusas sin renunciar a su poderoso, sofisticado y efectivo sistema de espionaje. Sin definir claramente la noción de países aliados, ha quedado rotundamente establecido que el espionaje del siglo XXI llegó para quedarse.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor