Los cristales siguen frágiles – Federico Boccanera

Federico Boccanera FOTO 400x400

 Federico Boccanera

La noche de los cristales rotos ocurrió por primera vez, en uno de los momentos más oscuros de la historia, de hecho, fue una verdadera noche de la historia.

Fue noche de tinieblas sin piedad, entre las cosas y entre los hombres, y sólo fue hace setenta y seis cortos -cortísimos- años, años cortos de cercanía, tan cercanos, que aún podrían alcanzarnos…

Porque hay tantas cosas que todavía siguen siendo de cristal.

Y sigue habiendo tanto deseo,

de noches golpeándolo todo,

un deseo que acecha en muchas, demasiadas almas.

Almas que solo buscan caídas, porque hace rato cayeron ellas,

y entonces quieren a todos cayendo, abajo, debajo…

Sólo así asciende la bajeza.

 

Nos creen de cristal, y tienen razón…

Porque son de cristal, las conciencias. En muchas sociedades que se han quedado sin memoria y sin lección.

Porque son de cristal instituciones que a la hora de la verdad, actúan sin equilibrio ni justeza, y cuando al fin deciden, lo hacen con calculada lentitud e insuficiencia.

Porque es de cristal, la moral de enteros estamentos políticos e ideológicos

(para no hablar de los mediáticos)

Que le siguen negando toda verdad, al judaísmo y al estado de Israel.

Porque es de cristal, y de un cristal agrietado sin remedio, la fe de creyentes que callan y omiten condenar la barbarie, en nombre de Dios.

Es de cristal todo acuerdo que se logra, sin verdadero propósito de paz, sólo para ganar tiempo, y echar a andar la molienda de la verdad,

una y otra vez…

Es de cristal toda tregua también, incluso la más humanitaria, porque es tregua de fieras sedientas de sangre, y no de hombres justos, clamando por el fin de la venganza.

Será por tanto de cristal, toda edificación que se siga intentando erigir, sobre terrenos enfangados por el odio.

Seguirá siendo de cristal cualquier “nunca más”, que se vuelva susurro, entre gritos invocando muerte.

Y es, y seguirá siendo de cristal desde luego, toda promesa de un mundo mejor.

La friable promesa de un mundo mejor: siempre la más fuerte al surgir un nuevo sol, y la primera en quebrarse, a pleno sol…

 

Y a pesar de que se nos repita tanto que ya es de día.

La noche siempre puede volver,

mientras vientos de tormenta se empeñen en soplar, sobre cada luz,

y sean los menos, los que enciendan y aviven la esperanza…

 

La noche volverá, no lo duden,

rompiendo cristales y vidas.

Pero sólo mientras sigamos siendo frágiles,

y nos permitamos el olvido.

@FBoccanera

http://federicoboccanera.blogspot.com/

 

Anuncios

Opositores, sospechosos habituales – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

No hay, ni habrá presunción de inocencia para nadie, con un poder político obstinado en perseguir a quienes se le oponen y tampoco la hay en un poder judicial que confunde justicia con venganza. Leopoldo López, tiene al pueblo venezolano como testigo de la suerte que le ha tocado correr. Las acusaciones y los métodos utilizados en su contra, por parte del régimen castromadurista, jamás han tenido como objetivo buscar la verdad de los hechos.

El ropaje jurídico de la dictadura chavista. Quedó claro y como tal debe ser asumido, que el punto de partida para todo aquél que administra justicia en Venezuela, es que lo hace a partir de su militancia política.

El tiempo y la historia, mostraran las heridas de ésta grave violación a los principios republicanos, cuyas principales víctimas son los derechos humanos, la paz civil, la cohesión nacional y la imagen de Venezuela.

Ante ese escenario de deriva hacia la tiranía, todo un atrevimiento, el de estos líderes de oposición, al pretender ocupar el poco espacio de opinión, con un llamado a manifestar pacíficamente, sin que en el calendario oficial, haya ninguna cita electoral, que sea al menos visible en el horizonte.

“¡Que injusto, que injusticia!”. Fue así como Leopoldo López calificó ésta semana la decisión de la jueza 16 de Control de Caracas, Adriana López, al resolver autorizar su enjuiciamiento tras las rejas por los hechos violentos ocurridos el pasado 12 de febrero en Caracas.

Pero entre la virulencia de los sultanes del castromadurismo ante las protestas y la expedita justicia bolivariana, se erige una paradoja. La cual no es otra que, a lo que más le teme el régimen de Maduro y el terreno en el que más apoyo tiene, no es otro que el de la escena internacional.

En ese orden, desde Washington insisten con múltiples declaraciones que muestran el seguimiento que llevan de la crisis en Venezuela, la más reciente la hizo; la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, al señalar que para Estados Unidos el “diálogo es el camino a seguir” en Venezuela y “no el arresto político”.

Unas declaraciones, que se produjeron casi al mismo tiempo que, las del coordinador político de Voluntad Popular, Carlos Vecchio, quien se mantuvo en situación de clandestinidad durante 108 días, al comparecer éste jueves ante la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU en Nueva York, donde presentó la situación de Venezuela, en cuanto a la violación de Derechos Humanos, la persecución política que se mantiene sobre los dirigentes del partido Voluntad Popular y de la #UnidadEnLaCalle, la reclusión injusta de Leopoldo López, Daniel Ceballos, Enzo Scarano, Iván Simonovis y cientos de estudiantes detenidos.

Sin embargo, Maduro y Cabello, lucen convencidos que van por el buen camino.

Pero ¿se puede gobernar así, se puede llevar adelante un país con ésta dirigencia, con una crisis asfixiante, con una legitimidad entre comillas y lo peor, con las manos llenas de sangre? Parece importarles muy poco ser impopulares y no tener ningún crédito ante la opinión pública.

En ésta Venezuela del castrochavismo. Un país en el que las instituciones dejaron a un lado su actividad genuina, para asegurarle a la Junta que conforman Maduro y Cabello, la presidencia de la República hasta el 2019. Hasta pueden seguir destruyendo al país, persiguiendo líderes de oposición, cerrando medios de comunicación y martirizando estudiantes. La ley, sus leyes, se lo permiten. Puede escasear hasta lo más elemental, pueden cerrar las empresas, los hospitales convertirse en depósitos de seres humanos, la economía y las finanzas pueden extinguirse, pero Maduro y Cabello, siempre serán legítimos.

La palabra, legitimidad, aquí cobra varios sentidos, si lo consideramos desde una óptica moral o desde un punto de vista jurídico. Un extenso e interminable debate, cuya respuesta está en la democracia. Maduro y Cabello, ante la manera de ejercer el poder, no tienen moral alguna y en consecuencia perdieron toda legitimidad.

Honestidad, civilidad, fraternidad, buen sentido administrativo y conciencia ejecutiva y legislativa, son valores de la moral de un dirigente demócrata. La Junta, impuesta desde La Habana, no cumple con ninguna de las premisas de un régimen que se pretende democrático.

Lucen desesperados buscando el pretexto político necesario, que les devuelva la autoridad, al menos en sus espíritus. Insisten en la necesidad del diálogo, mientras le niegan un proceso justo a Leopoldo López.

Las acusaciones y respectivas citaciones ante la Fiscalía de Diego Arria y María Corina Machado, confirman la deriva autoritaria, que La Habana, le exige al régimen de Maduro.

Pero si los demócratas no abandonan la calle, ni sus legítimas reivindicaciones, el régimen estará en la obligación de escoger, y la selección no será a partir de una multiplicidad de opciones. Se hará a partir de lo que desde hace tiempo la opinión pública luce preparada, es decir, a sustituir éste régimen.

La tendencia ha de ser una sola. Plantarnos firmes, como antagonismo al castromadurismo, para contener su destructivo avance. Luego, la indignación ciudadana, le cederá el paso a una estructura genuinamente política y no solo electorera, que prepare una alternativa al mandato de Maduro.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

*  Artículo publicado originalmente en el diario El Universal: http://www.eluniversal.com/opinion/140606/opositores-sospechosos-habituales

Consulte el archivo de artículos del autor

70 años del desembarco – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

Francia decidió conmemorar a lo grande el 70 aniversario del desembarco de los aliados en Normandía. A los actos asistieron unos 2.000 veteranos, junto a 8.000 invitados y unos 20 jefes de Estado o de gobiernos estuvieron presentes en los actos del viernes 6 de junio, en la playa de Ouistreham.

En medio de un estricto protocolo y una logística perfecta.

Mientras ello ocurría, el necesario ejercicio de recuerdo, con la idea que la historia no se repita, en medio de la crisis económica actual, es normal interrogarse sobre los costos de lo que fue la más grande operación naval y aérea, con el más grandioso despliegue de medios humanos y materiales por parte de los aliados en la primavera de 1944.

Al amanecer del 6 de junio, más de 155.000 soldados llegaron en paracaídas o fueron desembarcados en Normandía, con el apoyo de 11.500 aviones, unos 7.000 barcos de guerra, 20.000 vehículos y un millar de tanques de guerra.

Una operación cuidadosamente preparada, en el más grande de los secretos, durante año y medio. Inimaginable en los tiempos actuales, que las industrias aliadas se movilicen al servicio del esfuerzo que exige una guerra, para liberar a Francia y Europa entera de la barbarie nazi.

En las playas de Normandía dejaron la vida más de 10.500 soldados y un número similar de civiles, víctimas del bombardeo de los propios aliados que buscaba debilitar las defensas alemanas.

La batalla de Normandía, que siguió al desembarco, duró tres meses, movilizando casi tres millones de soldados aliados hasta la liberación de París en septiembre de ese mismo año 1944.

Tres años más tarde, una vez culminada la guerra, los Estados Unidos, implementaron una operación de solidaridad sin parangón, para reconstruir lo que los nazis habían destruido. 13 millardos de dólares recibió Europa, en lo que se llamó el Plan Marshall, la mayor parte fue una donación.

Francia, utilizó 2.8 millardos de dólares de dicho Plan Marshall y terminó reembolsando 225 millones en los años 60.

Los imprevistos de la historia, han hecho que la conmemoración de los 70 años del desembarco que le puso fin a la segunda guerra mundial, tenga lugar justo cuando vuelven aires de guerra fría. La crisis en Ucrania y la actitud de Rusia, han puesto al mundo en una situación que creíamos superada.

Sin embargo, la celebración de la memoria, sirvió también para que dialogaran Obama, Putin y Poroshenko. Un encuentro, muy corto, en el castillo normando de Benouville, pero que permitió evocar la hipótesis del fin de los combates en la frontera ucraniana.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Domingo electoral – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

La campaña por las elecciones europeas de éste domingo, comenzó el pasado 12 de mayo. Se trata de un escrutinio complejo, para escoger los futuros ocupantes, por un período de cinco años, del Parlamento Europeo, con sede en Estrasburgo y en Bruselas. La principal tarea de estos legisladores será la adopción de directivas y reglamentos, votar el presupuesto de la Unión y controlar la Comisión Europea.

388 millones de europeos de los 28 países miembros de la Unión, votan en fechas y con modalidades que varían de un país a otro. En Austria por ejemplo pueden votar los mayores de 16 años, en otros países como Bélgica, Chipre, Luxemburgo y Grecia el voto es obligatorio.

No todos votan al mismo tiempo. Los británicos y los holandeses fueron convocados el jueves 22 de mayo, en Francia se vota el domingo 25.

En la mayoría de los países, salvo en Francia, las listas con las candidaturas incluyen una sola circunscripción nacional. Los eurodiputados designados en Francia lo son, circunscripción por circunscripción, de forma proporcional. El número de escaños varía según las circunscripciones, en función de la población, es así como por ejemplo Francia, elegirá a 74 representantes para el Parlamento Europeo.

En total, en Europa, se eligen 751 diputados y cada país miembro tendrá al menos 6 representantes y un máximo de 96.

Los diputados, por su parte, tendrán que elegir un presidente para el Parlamento y aprobar el nombre del candidato a presidir la Comisión Europea, a su vez propuesto por los Jefes de Estado y de gobierno, tal y como lo establece el tratado de Lisboa. Este cambio se hizo con la intención de permitirle a los electores ejercer un peso directo en la nominación del sucesor de José Barroso.

Sin duda será éste un fin de semana muy cargado electoralmente hablando, ya que además de las elecciones europeas, tendrán lugar las presidenciales en Colombia y en Ucrania. En Venezuela, se elegirán nuevos alcaldes en San Diego y San Cristóbal, luego que el régimen de Maduro destituyera arbitrariamente a sus respectivos alcaldes.

Elecciones todas muy distintas, cada una con sus respectivas expectativas de participación, sus favoritos y sus diversas técnicas de votación y de observación.

En algunas, como las europeas, el gran desafío es frenar el avance de los euroescépticos. En Colombia, tratar de salvar a una democracia que está bajo asedio y en Ucrania, detener el avance de los grupos separatistas. En Venezuela, como de costumbre, el escrutinio servirá como antifaz democrático de un régimen autocrático.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Derechos humanos – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

Las denuncias se acumulan. Los testimonios son irrefutables. Las víctimas, reclaman justicia. La violación de los Derechos Humanos con fines políticos, es un nuevo agravante, para el ya abultado expediente del régimen de Nicolás Maduro.

Desde el 12 de febrero, cuando comenzaron las manifestaciones, contra el régimen castrochavista, por su creciente autoritarismo, éste no buscó comprender el por qué de las mismas y prefirió activar una fatal lógica represiva. La primera consecuencia política, de dicho accionar, ha sido la destrucción de la improcedente imagen positiva, que la llamada revolución bolivariana tenía ante la opinión internacional.

En ese sentido, sobresale la denuncia hecha en días pasados, desde Washington, por la organización Human Rights Watch la cual halló “evidencias convincentes de graves violaciones de derechos humanos cometidas por miembros de las fuerzas de seguridad” y funcionarios judiciales de Venezuela, en 45 casos que abarcan más de 150 víctimas. En todos los casos señalados, fueron funcionarios uniformados los que recurrieron “reiteradamente a un uso ilegítimo de la fuerza”, así como a “descalificaciones políticas” contra manifestantes pacíficos y desarmados, incluso después de que estuvieran detenidos.

Unos terribles hechos, que no sorprenden a la opinión venezolana, la cual sabía desde que Chávez decidió el retiro de Venezuela de la CIDH, que la intención de la revolución bonita, era saltarse la Constitución.

Hoy cuando el régimen de Maduro ha decidido brincarse los derechos fundamentales, en los Estados Unidos en el Plenario de la Cámara de Representantes está por aprobarse una ley que sancione a miembros del gobierno de Caracas, violadores de derechos humanos.

En contraste a ello, éste jueves el presidente Mujica de Uruguay en una entrevista concedida a la cadena CNN en Español, señalaba que: “hoy es posible hacerle la vida imposible a cualquier Gobierno y siempre levantando la bandera de los derechos humanos”.  Viniendo de un elemento cercano al castrismo, dicha declaración sobre los derechos humanos en Venezuela, no es nada banal.

“…si se lleva la actitud a la tremenda, no se puede convivir”, agregó Mujica. Una afirmación que sorprende cuando sabemos el tipo de armas que utilizó Mujica en su lucha contra la dictadura uruguaya y las “armas” que utilizan hoy los estudiantes venezolanos desde sus campamentos pacíficos, desmantelados con saña y exceso por pelotones de la GNB.

Mujica, no solo por viejo, sino por comunista, sabe que los Derechos Humanos son el nudo gordiano en el proyecto de tiranía castromadurista.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

El ataque a los estudiantes – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

“Los estudiantes no somos socialistas, somos seres sociales…” decía el joven Douglas Barrios, en las protestas estudiantiles del año 2007. Ahora en el 2014, una vez más los universitarios venezolanos le ponen rostro a la protesta e inteligencia al combate contra el autoritarismo de Estado.

El régimen de Nicolás Maduro, sin sorpresa, fiel a sus principios, les ha respondido con fuerza e inmediatez. Desde el pasado 4 de febrero se han registrado 31 ataques a 18 universidades en 11 estados del país. De dicha arremetida oficial sobresalen hechos tan graves como; violación de la autonomía por parte de funcionarios de seguridad del Estado junto a los paramilitares de los llamados colectivos, hasta la ejecución de múltiples actos vandálicos. Personas heridas, vehículos destrozados, además de cuantiosos daños a las instalaciones de las Universidades atacadas por el oficialismo. El modus operandi, se repite cual estricto y preciso guión. Colectivos motorizados armados y acompañados -protegidos- por la PNB y por la GNB. Los testimonios son numerosos, así como las pruebas en imágenes y videos, de tan violento como impune accionar.

En marzo pasado, en un ataque en Caracas, a la sede de la UCV, grupos de civiles armados agredieron a estudiantes e incluso desnudaron a un joven. En Barquisimeto, el pasado lunes 5 de mayo, un incendio provocado por colectivos cercanos al régimen consumió más de 40% de las instalaciones de la Universidad Fermín Toro.

Previo a todo esto, específicamente hasta febrero de éste año, el castrochavismo había venido luciendo con desenfadado orgullo, una careta democrática, que los estudiantes finalmente le han arrancado. Una suerte de hoja de parra, la cual una vez perdida, ha dejado desnuda a la dictadura venezolana, ante sus gobernados y ante la opinión internacional.

Apenas se disponía Maduro a celebrar su primer año de gobierno, cuando los estudiantes despertaron. Convencidos que no hay un “camino”. Hay que construirlo.

Una insurgencia, la de los estudiantes universitarios venezolanos, tan grande que además de desconcertar a la Junta que conforman Maduro y Cabello, los estudiantes, perturban a un liderazgo opositor paralizado. Por la sencilla razón, de que no los entienden.

Los estudiantes se han convertido en la vanguardia de ese país que no se resigna a vivir sin el disfrute de sus libertades. Han sido capaces al mismo tiempo de retar al régimen y de sacudirse a la extenuada retórica del movimiento opositor. Sin lobby mediático, sin encuestadoras, sin dólares, sin aviones privados. Armados de coraje e ideas.

¿De qué hablan los estudiantes? De no seguir viviendo bajo la bota de un Estado caníbal. ¿Dónde quieren vivir los estudiantes? En un país donde se pueda hablar sin miedo y se pueda soñar con hacer la justicia realidad.

La novedad en estos jóvenes universitarios, entre otras, es que actúan libres del lastre de la figura del “Che” Guevara, y de Fidel Castro. Todo un atrevimiento el de estos estudiantes venezolanos, insurgir, contra el “arte de la espera” impuesto por los hermanos Castro y así intentar, romper con la dinámica de etapas, impuesta por el régimen títere que encabezan Maduro y Cabello.

A pesar de todo esto, el movimiento estudiantil se ha quedado solo, en lo que considero, como un suicidio moral y político, por parte de la dirigencia de la MUD.

Pero ánimo no les falta, ideas y propuestas les sobran. En el “Manifiesto de Mérida” los estudiantes se expresan en términos políticos en contraste con el discurso repetitivo vacío y anecdótico de la MUD. En dicho manifiesto, los estudiantes van directo al eje de gravedad de éste andamiaje represivo, al exigir: “como patriotas la retirada de toda fuerza de ocupación militar cubana. Queremos que salgan de nuestro territorio, todos los funcionarios dentro de nuestras instituciones por cuanto representan con su injerencia en nuestros asuntos internos una amenaza a la seguridad de la Nación. Nosotros queremos una Nación soberana”. De igual forma, nos reiteran que tienen una sólida conciencia política, los estudiantes en su manifiesto, al sostener que: “Es este el momento de definir nuestro destino. Está a prueba nuestro gentilicio y hemos sensibilizado al mundo con nuestro coraje. No hay posibilidad de cambio real si no logramos llegar hasta el final: por eso, está prohibido perder”.

Han dejado en claro que la meta es; no padecer el virus del conformismo, que se propagó de generación en generación. Hoy, los universitarios están alertando a la sociedad venezolana, para que ejerza su derecho a encauzar el hilo perdido de la democracia.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

*  Artículo publicado originalmente en el diario El Universal: http://www.eluniversal.com/opinion/140502/dialogo-y-confusion

Consulte el archivo de artículos del autor

Las sanciones inteligentes – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

El proyecto de ley de “Libertad Venezolana y Protección Democrática” o “H.R. 4587“, presentado en marzo por los congresistas republicanos por Florida Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, junto a cinco legisladores demócratas, aspira “sancionar a violadores de derechos humanos del régimen de Maduro”

La H.R. 4587 pide la negación de visas para entrar a EEUU, bloqueo de propiedades, congelación de bienes, y prohibición de transacciones financieras a miembros del gobierno venezolano que “hayan cometido violaciones contra los derechos humanos en Venezuela”. Este viernes, el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, lo aprobó por mayoría y ahora será debatido en el plenario de la Cámara.

A pesar de servir para el mantenimiento de los equilibrios cuando estos están amenazados, las sanciones, en ocasiones han mostrado sus límites. Una sanción útil y eficaz, le deja a las partes en conflicto márgenes de maniobra suficientes para mantener el diálogo.

Las sanciones internacionales, fueron un instrumento político contra la ex Yugoslavia, instrumentalizadas por Corea del Norte y salvo prueba en contrario inoperantes contra Irán. Por eso, ahora se diseñan “sanciones inteligentes” centradas, progresivas, limitadas en el tiempo y constantemente evaluadas.

Sin embargo, es difícil valorar el impacto real de las sanciones sobre una situación general. Hay una tendencia en la opinión internacional a considerar el aspecto negativo de las sanciones, por aquello de que es más fácil constatar un fracaso que un éxito. Por ello es fundamental del aspecto simbólico de la sanción.

Justamente en éste punto, habrían jugado un extraño papel algunos miembros o personeros cercanos a la MUD intercediendo ante la Subsecretaria de Estado, Roberta Jacobson, para que no se sancionara, al menos no en lo inmediato, al régimen de Maduro. Sin duda una petición, sui generis, viniendo de un grupo que se dice en oposición al régimen venezolano.

Volviendo a las sanciones, las mismas son, un medio de coerción que Joseph Nye clasifica en lo que se llama el “hard power” es decir en la misma categoría de la acción militar.

La noción de “sanciones inteligentes” tiene como objetivo concebir una sanción económica generalizada pero que toca a los dirigentes del país concernido por la medida y que no va en contra del bienestar de la población.

Las sanciones son una solución intermediaria entre la inacción y la impotencia a veces de la diplomacia. Al tiempo que, el Congreso de los EEUU no solo demuestra su implicación en el caso venezolano, sino que intentará convencer a la comunidad internacional para que apoye dicho esfuerzo castigando a violadores de derechos humanos del régimen de Maduro.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor