Una gira sin giros, ni anuncios – Trino Márquez

Trino Márquez

La reciente gira de Nicolás Maduro por Rusia (dos veces), China y el Medio Oriente fue un fracaso total. Salió con las tablas en la cabeza. No consiguió dinero fresco, ni pudo lograr que los miembros de la OPEP concertaran una cita para diseñar una estrategia que permita subir los precios a partir de la reducción de la oferta de crudo. Lo único que logró fue que lo trataran con cortesía, tal como establecen las normas diplomáticas, y vaporosas promesas de inversión. Hasta en este terreno los chinos le aguaron la fiesta. Anunciaron que durante los próximos veinte años invertirían 250 mil millones de dólares, y que una fracción de ese inmenso volumen iría hacia Venezuela. Trataron a Maduro como a un cliente menor. Para colmo, durante las dos semanas que duró el festín en el exterior continuó la caída en picada de los precios del crudo. El ¿primer? mandatario no pudo demostrar su liderazgo mundial porque simplemente no lo tiene.

Los resultados de ese costoso e inútil periplo no sorprenden. No podían ser otros. Se produjo impulsado por la fuerza de la desesperación, el desconcierto y la improvisación. La Cancillería –o lo que queda de ella- no negoció de antemano ninguna declaración conjunta, ni concertó ninguna estrategia con los países que recibirían al jefe del Estado.

Lo que sí generó cierto desconcierto fueron sus declaraciones iniciales, una vez de retorno en el país. Dieron la impresión de que hubiese viajado en una carreta y que hubiese estado en la atrasada y paupérrima China de Mao o en la menesterosa Rusia de Stalin. Llegó hablando de profundizar el modelo comunista. ¿Y no es acaso ese modelo –que los chinos abandonaron hace 36 años y Rusia 24- el causante fundamental de las desgracias que azotan a la nación? ¿No es por haber acosado la iniciativa particular, reducido la propiedad privada y destruido el aparato productivo que estamos colapsados?

Maduro fue a pedir auxilio a expaíses comunistas donde ahora imperan economías de mercado, se resguarda la propiedad y se estimula la iniciativa particular, y el Estado tiene cada vez menos presencia en la actividad económica. Los chinos han privatizado varios millones de pequeñas empresas. El mismo camino lo emprendieron los rusos. El mismísimo Lenin, en 1921, ante el fracaso del Comunismo de Guerra, dio un giro e introdujo la Nueva Política Económica (NEP). Deng Xiaping, considerado el padre de la nueva China, modificó la política económica diseñada y aplicada por Mao durante el aciago período de la Revolución Cultural. Para introducir los cambios que convirtieron a al gigante asiático en la segunda potencia mundial, Deng encaró a la Banda de los Cuatro, que contaba con Chiang Ching, la poderosa y fanática  viuda de Mao. La proscribió y, de paso, la encarceló. Su determinación a combatir los ancestrales prejuicios marxistas y la macerada ignorancia de la izquierda maoísta, catapultaron a China al lugar donde hoy se encuentra. Deng era, sin duda, un hombre inteligente y decidido. El líder rojo carece de esos dos atributos. Quedó petrificado en el pasado.

Sus declaraciones al regresar, se prolongaron con su desabrida y confusa intervención en la Asamblea Nacional. Controlará la escasez y el desabastecimiento con una agresiva supervisión de las distribuidoras mayoristas. Su vocación policial no declina. Se propone una macro devaluación del bolívar, pero no se atreve anunciarla. Ve la necesidad de  incrementar el precio de la gasolina, sin embargo, remite la decisión a una quimérica discusión pública. Es demasiado pusilánime. Solo sabe gobernar para agredir a la oposición.

Para descifrar el nuevo esquema cambiario hay que cursar un doctorado en finanzas. En vez de cuatro tipos de cambio, como existen actualmente, “solo” habrá tres: el de 6.30, concebido para favorecer a los vivos que se enriquecen bajo la sombra del Estado; el SICAD, que se subastará; y un tercero que se suministrará a través de las casas de bolsas públicas. Lo que nadie sabe es cómo se obtendrán los dólares para las subastas y las casas de bolsa (desde hace más de dos meses no se convoca ninguna puja). Habrá que esperar nuevos y aún más borrosos anuncios de los ministros de Economía.

El país no tiene un Presidente que ordena y dirige, sino un majadero nostálgico del marxismo más apolillado y retrogrado, que ni siquiera viajando con todo confort a los expaíses comunistas, se convence de que el futuro de Venezuela se encuentra en la economía de mercado.

@trinomarquezc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s