Peor que Al Qaeda – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

Los yihadistas del autoproclamado Estado Islámico, no han perdido el tiempo. Ante ello, los Estados Unidos y Francia, de las palabras han pasado a los actos, previa conformación de una inusitada coalición.

Bombardear a los yihadistas en los territorios de Irak y de Siria, era urgente, no solo para detener su avance, sino para frenar esa fuerza de atracción que sobre otros yihadistas del mundo, está ejerciendo el Estado Islámico.

Es el caso del hasta el domingo pasado, desconocido en la propia Argelia, grupo de los “soldados del califa”, que secuestró y posteriormente degolló al montañista francés Hervé Gourdel.

¿Por qué? Sin duda porque después de la toma en Irak, de la ciudad de Mosul, en julio pasado, no hay un día sin que los medios del mundo entero dejen de hablar de la amenaza que representa ésta suerte de Emirato yihadista. Un poder mediático que seduce a otros grupos de la misma inspiración, pero que carecen de legitimidad, ante el nuevo califato.

Desplazar a la burocratizada Al Qaeda, es el objetivo de los sediciosos yihadistas del Estado islámico.

Fenómeno de insurrección que se reproduce en grupos yihadistas de Yemen, Siria, Jordania, Líbano, Egipto, de Africa sub sahariana y parte del Magreb. Para ellos el Estado Islámico es sinónimo de victoria. Un triunfo que se traduce en dinero, en territorio, en pozos petroleros y en combatientes. Objetivos estos, que jamás alcanzó Al Qaeda.

Hoy conducen por las calles de Mossul blindados norteamericanos último modelo armados de fusiles M16. Vaciaron las arcas de los bancos iraquíes y contrabandeaban unos 35.000 barriles diarios de petróleo. Riqueza que le ha permitido al Estado Islámico pagarle a sus mercenarios entre 300 y 400 dólares mensuales, montos que son casi el doble del sueldo promedio en Irak y en Siria.

Antes que esa macabra empresa se consolidara, se hacía urgente la intervención de la coalición, como única fuerza militar capaz de frenar la desintegración del Estado iraquí y evitar el avance de los yihadistas, en territorio sirio y más allá.

Una situación tan grave, que hoy las opiniones públicas occidentales son favorables a la intervención militar de envergadura, cuando hacía apenas quince días, pensaban lo contrario.

A pesar de la inmensa riqueza del Estado islámico, de momento, no dispone de instituciones políticas, ni posee el material bélico necesario para defenderse de ataques aéreos, ni tiene unidades terroristas capaces de actuar en cualquier parte del mundo, si las tuviera ya las hubiese utilizado.

Tiene un territorio que gestionar y más particularmente que defender. No les va a ser fácil, si la coalición internacional que los ha comenzado a enfrentar permanece unida y decidida en su estrategia, de como dijera Obama, hacer desaparecer al Estado islámico.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s