La campanada: Zuluaga golpea primero – Antonio Sánchez García

  Antonio Sánchez García

Recibo la noticia con inmensa emoción grancolombiana: contra todo pronóstico, Carlos Iván Zuluaga, el candidato desconocido de las grandes mayorías, arropado por el político más trascendental de la Colombia del último medio siglo, y sin otro currículo que su honesto y brillante desempeño como ministro de hacienda en el gobierno de la Paz Democrática, ha ganado por un amplio margen en la primera vuelta de las elecciones presidenciales colombianas. Medio millón de votos marcan la diferencia entre un hombre que surgió hace unos meses en la palestra pública de nuestro país vecino, y quien ha gobernado durante estos últimos cuatro años contrariando el encargo de las mayorías y navegando a redropelo del generoso respaldo de quien fuera su jefe en el Palacio Nariño, Álvaro Uribe Vélez.

Debe estar sangrando por la herida Juan Manuel Santos. Si como cabe esperar, basó su apuesta por la reelección jugando a la paz con cartas marcadas, bajo la protección de los tiranos del Caribe y del brazo de las narcoguerrillas que llevan medio siglo desangrando a su Patria, el tiro le está saliendo por la culata. El dolor de una guerra civil que lleva más de cincuenta años hundiendo en el dolor a la familia neogranadina no parece ser baza para una apuesta de tahúres. Colombia quiere la paz, pero conseguida con hombría, con virilidad, con honestidad y decencia: no en el trueque buhoneril de la politiquería sin principios. Una cosa es terminar con la guerra, otra muy distinta abrirle la puerta de palacio a sus promotores por la puerta trasera del congreso de la república. Se hace carne el lema que está en los labios de nuestros jóvenes combatientes: los principios no se negocian.

Si el triunfo de Carlos Iván Zuluaga se consolida y fortalece en los días que restan hasta el 15 de junio y la presidencia vuelve a manos de la Paz Democrática, Colombia le habrá dado una magnífica, una suprema lección de moral a la alicaída y camaleónica politiquería latinoamericana. Habrá demostrado que los pueblos, urgidos ante encrucijadas definitorias y cruciales, sabe escoger la ruta hacia la grandexza y castigar con desprecio el oportunismo del arribismo y la componenda, esos males que a la sombra de la riqueza petrolera y la descomunal inmoralidad del caudillismo militarista y populachero venezolano logró colarse en todos los palacios presidenciales de la región. De la mano de los Castro, que hoy sufren su primer atisbo de derrota, y el concurso cómplice de quienes apuestan al fracaso del liberalismo, el progreso y la democracia representativa en nuestro Hemisferio.

Resta luchar sin denuedo para superar los últimos contrafuertes, fortalecer alianzas con las fuerzas amigas y consolidar los bastiones conquistados. Si el 15 de junio se repiten los idus de esta magnífica jornada, las fuerzas de la Paz y la Democracia habrán abierto un inmenso forado en los muros del castrochavismo. Nuestras felicitaciones al pueblo colombiano. Nuestro fraterno abrazo a Carlos Iván Zuluaga.

¡A triunfar!

@sangarccs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s