Derechos humanos – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

Las denuncias se acumulan. Los testimonios son irrefutables. Las víctimas, reclaman justicia. La violación de los Derechos Humanos con fines políticos, es un nuevo agravante, para el ya abultado expediente del régimen de Nicolás Maduro.

Desde el 12 de febrero, cuando comenzaron las manifestaciones, contra el régimen castrochavista, por su creciente autoritarismo, éste no buscó comprender el por qué de las mismas y prefirió activar una fatal lógica represiva. La primera consecuencia política, de dicho accionar, ha sido la destrucción de la improcedente imagen positiva, que la llamada revolución bolivariana tenía ante la opinión internacional.

En ese sentido, sobresale la denuncia hecha en días pasados, desde Washington, por la organización Human Rights Watch la cual halló “evidencias convincentes de graves violaciones de derechos humanos cometidas por miembros de las fuerzas de seguridad” y funcionarios judiciales de Venezuela, en 45 casos que abarcan más de 150 víctimas. En todos los casos señalados, fueron funcionarios uniformados los que recurrieron “reiteradamente a un uso ilegítimo de la fuerza”, así como a “descalificaciones políticas” contra manifestantes pacíficos y desarmados, incluso después de que estuvieran detenidos.

Unos terribles hechos, que no sorprenden a la opinión venezolana, la cual sabía desde que Chávez decidió el retiro de Venezuela de la CIDH, que la intención de la revolución bonita, era saltarse la Constitución.

Hoy cuando el régimen de Maduro ha decidido brincarse los derechos fundamentales, en los Estados Unidos en el Plenario de la Cámara de Representantes está por aprobarse una ley que sancione a miembros del gobierno de Caracas, violadores de derechos humanos.

En contraste a ello, éste jueves el presidente Mujica de Uruguay en una entrevista concedida a la cadena CNN en Español, señalaba que: “hoy es posible hacerle la vida imposible a cualquier Gobierno y siempre levantando la bandera de los derechos humanos”.  Viniendo de un elemento cercano al castrismo, dicha declaración sobre los derechos humanos en Venezuela, no es nada banal.

“…si se lleva la actitud a la tremenda, no se puede convivir”, agregó Mujica. Una afirmación que sorprende cuando sabemos el tipo de armas que utilizó Mujica en su lucha contra la dictadura uruguaya y las “armas” que utilizan hoy los estudiantes venezolanos desde sus campamentos pacíficos, desmantelados con saña y exceso por pelotones de la GNB.

Mujica, no solo por viejo, sino por comunista, sabe que los Derechos Humanos son el nudo gordiano en el proyecto de tiranía castromadurista.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s