Diálogo y confusión – Luis DE LION

IMG_2425 Luis DE LION

Nicolás Maduro, de manera recurrente, ha mostrado la poca convicción que tiene por el diálogo con la MUD. Por su parte, la vocería de la Unidad opositora, insiste en que el diálogo es un camino difícil e indispensable que se debe seguir. Entre ambas posiciones, una realidad, que condiciona la legitimidad del régimen castrochavista.

Ninguno de los respectivos voceros ha logrado transmitirle a la opinión pública ni el vigor, ni el empuje que esperaba la sociedad, luego de tres reuniones entre Gobierno y oposición. Hasta ahora el régimen ha lucido satisfecho, hasta orgulloso, de las buenas intenciones que de manera repetida proclama. Curiosamente, suena a discurso de campaña electoral.

La última reunión pareció haber dejado completamente de lado su objetivo inicial, que no era otro que avanzar a paso firme hacia un proceso de Amnistía. De lo que se trataba, era progresar en el plano de los que están presos, procesados e impedidos de regresar al país. Pero el régimen, prefirió ampliar el tema, llevándolo al terreno de la dimensión propagandista, al utilizar con su presencia en el diálogo a la “Organización de Víctimas de los Hechos del 11 de Abril de 2002”. De esa manera dejaba claro el régimen, que su supuesta prioridad, no tenía casi nada que ver con el tema de la reunión.

De golpe, en la boca del Vicepresidente la prioridad era otra. La prelación, como una suerte de cuenta pendiente. De esa manera entraba el diálogo de lleno en el absurdo. Sin ninguna consideración por la gravísima realidad del país. El régimen parece haber escogido cuales son sus prioridades. Una banalización, despreciando así el más elemental respeto por todas las víctimas, sean las del 11 de abril, como los actuales y las que lamentablemente, están por venir.

La confusión, ha quedado instalada. El diálogo, en menos de un mes, cayó en la trampa de la falta de consideración, en un momento crítico, en el que el régimen le ha pisado el acelerador a la represión y a la persecución de las ONG defensoras de los Derechos Humanos, así como a sus voceros y también a los abogados defensores de las víctimas.

Dicho esto, es evidente que el llamado diálogo, no esté alcanzando entre la opinión pública, me refiero a la sensata, el reconocimiento y apoyo, necesarios para la búsqueda de resultados que involucren los principales factores políticos del país.

De esa manera, por más que ambos sectores muestren preocupación, porque el diálogo produzca resultados, no basta con anunciarlo, sin haber hecho el análisis del estado actual del país. En particular el régimen, luce muy mal al momento de aplicarle remedio a los males que aquejan a la Nación. De allí, la irresponsabilidad de mantener, en estos tiempos, un discurso electoral. Grave error en el cual también ha caído la MUD.

La confusión echa raíces, se apoltrona. A la oposición su falta de coraje. Al régimen su ilegitimidad y el mal uso de la autoridad. En efecto, constituyen las fuerzas autodestructoras de ambas partes. Una realidad política dislocada.

Decir esto me coloca en el papel del radical, del divisor, en fin, del enemigo. Pero solo a los ojos de los que hacen comparsa interesada, de los miembros de la secta del statu quo.

La esencia cívica de cada uno de nosotros, no aspira a que el diálogo sea un fracaso. Personalmente no milito en el sectarismo de los socialistas. Espero simplemente actos. Sin arrogancia ideológica. Ni bolivarianismos religiosos, ni fomentando diferencias entre clases.

Podemos soñar con que algún día se logren los objetivos reales del diálogo. Así sean los mínimos. De momento, hay una prudencia que se asemeja más a un desinterés político. Hará falta, no me cansaré de repetirlo, un liderazgo político con audacia, con inagotable voluntad, para derribar los obstáculos que el régimen y algunos opositores van a colocar en el camino. Todo ello convencidos, de forma clara y sólida, que es la primera etapa de la reconstrucción de Venezuela.

Habrá que ir más rápido y con más fuerza. Tendrán la palabra los demócratas concientes de éste imperativo.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

*  Artículo publicado originalmente en el diario El Universal: http://www.eluniversal.com/opinion/140502/dialogo-y-confusion

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s