Cuando menos lo esperemos vendrá el pronunciamiento, cuanto más lo deseemos apuraremos el desenlace. – Alberto Franceschi

 Alberto Franceschi

Lo peor que puede pasarnos no es que siga gobernando Maduro unos meses más, es perder la esperanza y abandonar la decisión de sacarlo y caer en el escepticismo diciéndonos que este país  se jo.dió.

Volvamos al ABC de la política para entendernos y comprender lo que pasa.

El régimen chavista con la muerte del caudillo, se derrumbó o dejó de existir con su único pilar más sólido, otros dirían que era su único sostén.  Y Maduro solo administra ese derrumbe.  El cucuteño sabe que es ilegitimo y nadie como  él sabe lo espurio que resulta su gobiernito, por el origen fraudulento de su elección y permanencia en extremo precaria en la presidencia.

El gobiernito  solo  ha sobrevivido por el apoyo político alcahuete de los altos mandos militares, por la inercia  institucional de todos los poderes fácticos  y  por la complacencia de la MUD y Capriles que  ayudan el gobierno a espantar una crisis  surgida del mundo militar.

Los dos últimos episodios,  además de  las repetidas  declaraciones de Capriles contra un pronunciamiento de  las FFAA, llegando a manifestar su temor sobre una crisis mayor en el PSUV que lo precipite,  es su mentada estupidez de convertir las  elecciones  municipales  en un plebiscito,   que al perderlo  ratifican ese reconocimiento del gobierno ilegitimo,  y  ladeclaración expresa de derrotados, es ir sumisos al dialogo miraflorino.

El espectáculo deprimente de la dientera  pelada de Alcaldes en Miraflores ante el espurio complacido, abriendo una nueva etapa de relaciones , donde no hay la mínima concesión de parte del poder  y de ñapa seguir  insultados por Diosdado,  que pareciera  estorbarle su estrategia a Maduro, de  socorrerse con las escuálidos apoyos de esa oposición ahora aislada de su masa de votantes descontentos,  se da en momentos en que también el sifrinaje blandengue  también siente que ya perdió desde Abril de 2013 toda su legitimidad, quedando reducidos a los clubes  clientelares detrás de los caudillitos  regionales y de algunas ciudades que den de comer y “ponen donde haiga”.

En resumen no se sabe quién está peor si el gobierno o la llamada oposición y con absoluta convicción  suscribo la tesis que  esto además de  ser fatal, como evento político esperable luego de 12 años de convivencia en concubinato  de cohabitación política,  traerá  una excepcional oportunidad para reconstruir  una  verdadera alternativa de país frente a estas propuestas del chavismo y  esas otras opciones de las medias tintas, de los fabricantes de ilusiones,  en que pueda seguir siendo viable una democracia del rentismo parasitario  petrolero y del clientelismo  político partidista,  como modelo de régimen.

Lo que se está hundiendo es la Cuarta y la Quinta simultáneamente y  hay que construir otro régimen, recuperar el Estado destartalado,  hundido en un militarismo  y un populismo estafador y malandro,  para  en medio de grandes y graves rectificaciones sociales,  económicas, geopolíticas,  institucionales educativas,  culturales, etc, meternos de cabeza en la modernidad y la globalización,  para logar con mucho mejores condiciones que otros países, un alto estándar de país desarrollado.

Ni el Chavismo-madurismo,  ni los liderazgos  que compiten por sobrevivir con las limosnas que logra la MUD y sus portavoces,  mediando la capitulación cotidiana ante el régimen espurio,  tienen ya la menor vigencia: solo son sombras de  inercia pura de lo que fue el pasado de ambos.

La incompetencia, el saqueo, el desorden, el entreguismo a Castro  y el malandraje acabaron con el chavismo mientras  la lambuseria clientelar,  la cobardía  hasta los tuétanos, el electoralismo politiquero  y el derrotismo acabaron con la MUD. Por eso esta situación de anomia, por eso nadie volvió a las calles convocados con cada vez menos éxito.

La mayoría antes entusiasta  se dice:  ¿PARA QUE VOY  si eso es para más de lo mismo?    La mayoría se cansó de ser llevada al matadero de los retrocesos aun ganando.

La credibilidad  se perdió al no responder a las expectativas  de la ilusiones que se sembraron irresponsablemente en el sistema electoral fraudulento del chavismo y ahora recogen juntos  todos sus frutos amargos  de humillaciones,  aun siendo mayoría,  que es lo paradójico.

Pero el Chavismo no está mejor,  vive al  borde de la deserción masiva, solo contenida a punta de billetes y  exacerbación de los abusos y chantajes de sus funcionarios para mantener a sus clientelas cada vez más desmoralizadas viendo cómo se derrumba todo.

Por eso Maduro  sigue con la cantaleta de la herencia del comandante eterno  para buscar  identificar  lo queda de esa herencia con él,  pero nadie vive  en la irrealidad de un liderazgo portador de una  ideología fantasmal,   que habiendo tenido el poder lo despilfarraron, porque los reales se lo cogieron los vivos y lo que menos perdona la base chavista es  la obscenidad de las riqueza de sus dirigentes y  de los burócratas atornillados  y  siempre reciclados tras  cada escándalo,  pero que como  son parte de pactos mafiosos de  complicidades,   solo son segregados por algunos meses,  para colocarles luego en otro botín,  en otra chamba desde donde siguen enriqueciéndose.

La cháchara socialista colide  con la existencia inocultable de la boli-burguesía,  llena de  testaferros de apelliditos, ahora encumbrados  y de apellidotes, de los de antes que enseñaron a los “nuevos” pichones de plutócratas a cómo convertirse en billonarios en dólares.

EL régimen está podrido hasta los tuétanos y las FFAA  ha sido arrastrada por años a ser el sostén fundamental de esta gangrena  que también  la contagio  a  niveles que amenazan su existencia misma, porque esto puede terminar en una confrontación armada directa y muy mortífera entre lo que quede sano  de ellas y el malandraje cómplice del régimen.

Y si como resultado de esa confrontación fatal, ocurriera no la victoria de la parte sana e institucional, de esas FFAA, que trata de abrirse paso en medio  de grandes adversidades,   y se diera el triunfo del malandraje,  entonces las FFAA cambiarían su naturaleza,   a la una sociedad hamponil de un Narco- Estado, como el montado por la Guardia Panameña de la etapa Torrijos-Noriega y el país se convertiría en blanco de una lucha de mafias,   que agudizando el caos tienten a operaciones de rapiña internacional.

Tanto que hablaron los chavistas y Chávez contra el peligro de convertirnos en presa de codiciosos intereses internacionales,  para terminar siendo  ellos los principales responsables  de provocarles a venir a por nuestro país, al convertir las FFAA en un nido de delincuentes.

Muchos  de mis lectores superficiales del sifrinaje me atacan duramente creyendo que yo propongo una formulita de gobierno militarista más.

Enceguecidos por su electoralismo ramplón siguen sin entender que la situación del país  no tolera más el jueguito de las esperas electorales.

Esta fiesta  de las poses democráticas  se acabó. Vamos irremediablemente a una confrontación y si quieren mayor franqueza  hasta ahora pienso que se gana, para abrirle al país un gran destino,  pero puede perderse,  por varios meses y en varios episodios,  para estallar aún más duramente bajo fórmulas aún peores  de  fractura militar y territorial del país.

Si la cobardía o “el cuide” es lo que prima en muchos oficiales para hacer de frente esa realidad de fractura armada ineluctable,   tienen que saber que los riesgos de que deban salir corriendo o caer en las confrontaciones serán   cada vez mayores  en cuanto más tarden en decidirse.

Déjenme decírselo en lenguaje coloquial : el que no esté dispuesto a  actuar pronto porque debe resguardar su pellejo,  se encontrará expuesto a un peligro 10  ó  100 veces mayor al correr de los meses,  de manera que le conviene mejor  irse ahora que desertar cuando ya sea demasiado tarde para su culillo.

Hay muchos más de mil uniformados enchufados en el gobierno  y en puestos claves,  que juran que todo va bien o que esto aguanta indefinidamente: craso error.

Sentirán más que otros cuando se les derrumbe el edificio del gobierno encima,  porque serán los primeros que deberán rendir cuentas,  sobre todo si han manejado dinerales.

Que no  crea entonces  el ala militar chavista que por el control  que tienen del poder  les irá mejor. Si bien es cierto,  me imagino, que se les harán concesiones internas para evitar derramamientos de sangre mayores a lo estrictamente  indispensable,  este segmento tiene que saber que la cuenta regresiva va directamente contra ellos y que en definitiva  serán tenidos  como los mayores responsables de los desastres  que ocasiona  el  gobiernito de Maduro,  a medida que empeora cada día la situación del país.

Sobran los síntomas sobre el papel protagónico y al mismo tiempo de colaboración estrecha del sector Rodríguez Torres y Cabello con Maduro,  pero no faltan tampoco los ajustes de cuentas y la eliminación de lastres, como el ocurrido con el todopoderoso general  Pollo Carvajal,  defenestrado  hace pocos días de la  Dirección de Inteligencia Militar.

Más que nunca tengo la fuerte convicción de lo inevitable del desenlace militar de la crisis que se encuba en la  terrible incapacidad y fragilidad del gobierno  civil-militar de Maduro,  condenado a ser un factor de  desestabilización y división interna de las FFAA.

Todas las concesiones que está haciendo  para atapuzar de billetes a su minoría alcahuete de las FFAA serán inútiles para detener,  y menos para revertir,  el deterioro de su autoridad  de imposturas con la que cacarea como comandante en Jefe absolutamente postizo.

El escepticismo entre  la inmensa mayoría de los venezolanos viene dada por la impotencia a la que nos llevó la oposición sifrina pero esta ya está saliendo del escenario.

No  se crea sin embargo que para  rehacer la potencialidad del rechazo al régimen  se necesitan  millones de personas en la calle para obligar a las FFAA a actuar según el modelo de 2002.

La crisis misma basta, el derrumbe económico  y  el pésimo prestigio de un gobierno colapsado equivale a tener 10 millones convocados diariamente. Menos mal que ningún calendario electoral  pone en expectativa ilusoria a nuestra mayoría  electoral,  menos aun con esos candidatos  clientelares lava y listo,  que  nos han llevado a  la bancarrota.

No estoy planteando quedarse en las casas sin protestar,  estoy diciendo que habiendo llegado al llegadero, esto más bien pinta para un golpe seco,  de una inmensa mayoría de las FFAA,  que un día de estos  deberán  decidir que se acabó la guachafita y que el malandraje debe irse so- pena de verse  en una situación cada día más precaria de sobrevivencia posterior al sacudón institucional armado.

Es muy en serio que creo que estamos  en la recta final de las definiciones para ver si este país se enrumba  o entra en fracturas irremediables   y  en su ruina como nación libre. Ahora todo depende  de  las FFAA y de si es posible que  impongan Un Nuevo Orden.

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s