La sub-especie – Alberto Franceschi

 Alberto Franceschi

Hablaré de lo que nadie habla,  por  lo “inconveniente” y que nadie toca por el chantaje  de los llamados “derechos humanos”.

Son opiniones a las que comúnmente se le despacha con los peores calificativos, sin siquiera detenerse a evaluarlas. Fascista llaman a quien proponga la guerra al  hampa y la “Limpieza Social” que es lo que hay que  hacer,  al precio que sea,  si queremos que este país siga existiendo.

La delincuencia masiva  que puede llegar, bajo el régimen chavista, hasta 300.000 miembros de los cuales unos 50.000 constituyen su ala o facción directamente  animalizada,  quizá nos lleve a ser el país de mayor cantidad y densidad  porcentual  de miembros de esta sub-especie.

Este no es un mal venezolano, las bandas de narcotraficantes  mexicanos, por ejemplo, son de igual o peor salvajismo, no es tema racial,  las bandas de supremacía blanca del KKK rivalizan en malignidad  con la “salvatrucha”  salvadoreña,  que se tatúan hasta la lengua y ajustan cuentas  desde la cárcel en sus barrios de origen,   igual ocurre con las bandas del  Black Family en los ghettos.

Hablaremos de los derechos humanos del 98 % de la población de este país de aterrorizados, exiliados, amedrentados y encerrados  por la subespecie. Quiérase entender o no,  estamos en presencia de  un segmento social de mutantes y hay que tratarlos como tales.

Se vale incluso pactar su segregación o pensar en el exterminio, porque de allá para acá esa es su propia ley: Aunque ellos solo pactan  privilegios e impunidad,  con el Ministerio chavista de sus asuntos,  sin que dejen de multiplicar sus fechorías cada vez más sangrientas.

El bendito código COPP, ideado por juristas  noruegos criollos,  para un hampa también escandinava,  pero que ejerce como de Zimbabue o  Nigeria,  hay que  meterle un fosforo y adoptar una verdadera  ley de emergencia draconiana  y de defensa del pueblo y sus ciudadanos,  contra la sub-especie mutante.

Tenemos que discutir seriamente  si  es compatible convivir  en el mismo país y en las mismas ciudades, si podemos transitar por los mismos espacios, y surtir de victimas a la sub-especie.

Los creyentes condescendientes y  los demócratas  bobos, tendrán que escoger, por aquello de que los de la subespecie también son hijos de Dios o ciudadanos, de qué lado  están,  si del bando del 98% del que formaba parte Mónica Spear,  su hijita y el padre de esa beba,  o son defensores de la sub-especie de los que acribillaron  a esos pobres seres inocentes,  que tenían los ojos desorbitados por el pánico  al ver la muerte de frente,  cuando creyeron  que cerrando los vidrios de su viejo automóvil, se salvaban del ensañamiento de esos bicharracos  hartos de droga y  de odio,  a todo lo bello y decente, a todo lo inocente,  a  todo lo frágilmente humano  e  indefenso.

Los mutantes de la subespecie  parecen que actúan impelidos a la acción,  como por una orden de chasquido  de  dedos,  hipnótico,  con su mensaje virtual  directo al  cerebro reptil  de  la agresión depredadora:  “Si no puedes ir a incendiar sus  urbanizaciones,  de esos que tienen carros,  como se les enseña desde el discurso social hostil  desde las más altas esferas políticas del PSUV,  entonces mátalos cuando pasen o se paren  desguarnecidos  frente a tu territorio comanche”.

La sub-especie que nos ocupa, que aquí en Venezuela defiende con tanto ardor este gobierno de malandros,  si bien no solo existe en Venezuela  y  es una excresencia maligna de milenios  de la civilización y  de todos países del planeta,  no es menos cierto que en muchos le controlan drásticamente su desarrollo, no así aquí, entre nosotros,   donde  por la impunidad  manifiesta de  los asesinos, prodigada por este régimen político chavista,  aquí existe una saturación de ejemplares  activos de depredadores de vidas,  sin hablar de bienes,  y por ello pueden causar niveles de daño e impacto social  cualitativamente  mayor que en otras naciones.

Hablamos por supuesto del segmento de delincuencia depravada,  que se ha desencadenado sobre todo por el comercio y consumo de drogas fuertes,  que nos envían las FARC y cuyo puente de trafico  tienen en Venezuela hasta un Cartel propio, los narcosoles”,   que encaminan hacia Europa y  EEUU miles de kilos de cocaína por día.

Nunca olvidemos que fue el “comandante eterno” quien facilitó y protegió ese  Cartel  tri-soleado que por supuesto se evadió de su control, sobre  todo en su trama financiera, que ya nos acerca a la condición de Narco Estado. Digamos de paso que este país no será  normal hasta no extraditar a los EEUU a todos los capos militares y civiles del narcotráfico, para tener garantías que allá si se pudren y se mueren presos,  porque aquí cualquier día los indulta un cañonazo  de dólares.

La sub-especie “pránica” a la que sencillamente  hay que reducir a cero, neutralizada, por no decir aniquilarla,  seguirá  fortaleciéndose mientras  Maduro sea presidente y  la fosforito su defensora  en el alto gobierno.

El desastre policial  y  judicial inspirado y desarrollado por piratas venales “responsables” de  la  administración de “justicia”  partidizada  y malandrizada  por los rojitos,  en  connivencia  con sus grupos armados, sus fuera de ley etc,  es la sencilla razón esencial por las que  25.000 muertes violentas por año en Venezuela,   se ejecutan con 96% de absoluta impunidad, es decir 96 de cada 100 asesinatos no  tienen a nadie como ejecutor aprehendido,  ni enjuiciado  o tras las  rejas  y menos aún condenado  a cadena a perpetua,  como debería ser ,  si no se acepta tampoco socialmente la pena de muerte por pruritos religiosos.

Lo ocurrido en lo llaman la autopista de Puerto Cabello –Valencia,  a la joven pareja y su niñita, asesinados  a sangre fría sin ningún motivo y salvajemente,  por miembros de la sub-especie,  puso sobre el tapete la consideración sensible del país,  sobre qué hacer para detener esta orgia de violencia criminal, que se lleva anualmente sin cesar decenas de miles de inocentes vidas.

En la subespecie no se habla español,  solo una jerigonza procaz  que se entiende solo entre sus miembros,  que además agregan o quitan términos localistas. Pueden ser obesos o flacos por ser grandes adictos drogómanos mal alimentados,  pero el gobiernito ya no podrá decir que  son comensales  de perrarina de la Cuarta república,  porque estos son en mayoría  los “hijos de la Patria” y “hombres nuevos”  hijos del Che,  son los que Chávez  sacó de las calles y  llevó a vivir en la Casona, según declaró allá hace 14 ó 15 años.

Los jetones del gobierno nunca entendieron que  escoger entre la población humilde y  el malandraje no podría albergar  ninguna duda.  Que había  que proteger de los desmanes de la sub-especie  sobre todo a los más pobres  de la población de barrios  marginales,  en particular  los de invasión reciente,  que contienen  la mayor proporción de victimas salvajemente  asesinadas y martirizadas por la subespecie.

Vean sus propias estadísticas imbéciles del sistema judicial y  policial  del gobierno,  vean como los sectores más reventados por el hampa son los que viven en zonas rojas de delitos y donde ustedes se ponen la mayor cantidad de votos chimbos.

Vean como en cuestión de horas,  la gente humilde ayuda a la policía, como fue en este caso de Mónica,   para  descubrir  y  entregar a los asesinos,  porque nadie más que ellos detestan  a la sub-especie,  porque les hacen la vida insoportable,  les cogen y violan a las hijas,  les saquean sus ranchos,  les sodomizan  y  corrompen y sus niños metiéndolos en el tráfico desde chiquitos.

En Venezuela hay  100.000 asesinos sueltos y la  fosforito complacida celebra  que los jueces venales hasta  la náusea  sigan soltándolos por real.

Un verdadero sistema de justicia en Venezuela será inaugurado cuando fiscales y  jueces paguen el doble de penas que  los delincuentes a quienes suelten,  luego de inculparles por delitos  efectivamente cometidos pero que hacen impunes.

Hay escasas  30.000 plazas  en las cárceles y están hacinados. Hay que construir prisiones  por lo menos para  150.000 asesinos, criminales según grados  de sus delitos de sangre,  violadores, sádicos, malhechores, trasgresores, malandros,  ladrones, corruptos, etc ,  separándoles  drásticamente según la calidad de los delitos cometidos.

La decisión política de combatir la inseguridad agobiante implica que  hay que cambiar  180%  el discurso maldito de la revolución lumpen y escoger la defensa del pueblo humilde y de todos los ciudadanos que aplaudirían la decisión de diezmar la sub-especie.

La guerra  contra ella es casi étnica,  el  fenotipo criminal existe, no tiene color pero si tiene aspecto, medios de vida, hábitos y  sobre todo tiene opinión política son partidarios de este gobierno que les representa  con fidelidad genuina, porque el malandraje  incluso preso tiene los privilegios de la impunidad. Pregúntenle a un infractor que recién ingrese en una cárcel venezolana cuanto debe pagarle semanalmente a un Pran para SOLO sobrevivir.

La subespecie  debe ser atacada sin piedad, reducida en su número de  efectivos, hay que meter presos y DEJAR PRESOS a decenas de miles de  asesinos sueltos. La mitad de la policía y de los jueces y fiscales deben ser enjuiciados y mucho de ellos presos, por prevaricación manifiesta o por venta de sentencias o lenidad calculada.

Créanmelo,  pero un abogado zuliano de alta representatividad  y credibilidad me confesó un día que hay  Pranes que pagan dinerales a jueces para que también les dejen  más tiempo presos y así  mantener pingues negocios  que les permiten ganar millones diarios por protección a infelices de padres algo prósperos que caigan presos.

Hay  toda clase  de tarifas por la procedencia social-dineraria  del delincuente  o inocente, poco importa, recién llegado  cuya vida  e incluso libertad,  se transforma en  botín de  Pranes.

La sub-especie de la escoria  social siempre existió,  pero el chavismo la multiplicó  y  lo peor es que la hizo parte del sistema político-social  hegemónico en el país.  Los asesinatos se multiplicaron por  5 desde 1998,  pero la sub-especie se multiplicó por 10.

Por cada 2 asesinados había un secuestrado, por ejemplo,  pero  ahora por cada asesinado hay  10 secuestrados o amenazados de serlo por la sub-especie, si no pagas  vacuna,  esa modalidad la trajo las FARC a zonas  en territorio nacional protegidas por el chavismo.

Quien quiera devolver la paz a los ciudadanos  tiene que  ser capaz de gobernar con mano de hierro contra la sub-especie y contra la clase política corrupta  que ha prohijado su multiplicación viral.

Esa es una de las razones por las  que no puede seguir el chavismo en el poder,   ni tampoco  tolerarse un gobiernito blandengue de un demasiado hipotético gobierno logrado por la oposición  sifrina,  que crea  que esto tiene arreglo “democrático” y ajustado  solo a derechos, cuando padecemos  de  este enorme burdel de asesinos y depredadores,  en que el chavismo convirtió este país, con la sub-especie  ya engendrada en la indefensa Cuarta.

Habrá que prepararse para  una etapa muy difícil y muy distinta a este reinado del hampa y sus alcahuetes empezando por Maduro.

El solo tema de la inseguridad  es suficiente para  sacar de cuajo este gobierno de incapaces y cómplices del malandraje,  además de mil otras razones  que  justifican el fin del gobiernito del discípulo de Sai-Baba y de los crápulas del PC castrista,  que está volviendo caca a esta país,  solo para que atesoren millones  de dólares  los boli-burgueses,  empezando por la cúpula del  partido rojo, que incluye  como sus más honorables miembros a la escoria social de la sub-especie.

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s