2014: los problemas de Maduro – Trino Márquez

Trino Márquez

Nicolás Maduro se ha consolidado en el poder. Dentro del PSUV le ha ganado terreno a su archirrival, Diosdado Cabello, quien ha tenido que meter el freno a sus ambiciones de poder con la esperanza de que el actual mandatario no aspire a la reelección en 2018. Pareciera haber un acuerdo entre ambos dirigentes que tranquiliza al presidente de la Asamblea Nacional y lo mantiene en el redil, sin amotinarse: Maduro no iría a la reelección. El Alto Mando está complacido: recibe cada vez más aumentos de sueldos y prebendas y mayor poder. Además de Diosdado, Arias Cárdenas, Vielma Mora y Rafael Ramírez, se han visto obligados a reconocer su autoridad. En el frente interno, Maduro ha ido controlando la situación y ha logrado la subordinación de los compañeros que lo consideraban el muchacho de mandados de Hugo Chávez. No es en este plano donde se encuentran sus dificultades.

Los problemas están ubicados en el lado de afuera, donde ha demostrado su enorme incapacidad para gobernar.

En el área económica se halla su mayor debilidad. El “socialismo petrolero” se agotó. El crudo ya no alcanza para subvencionar ni la revolución continental, ni la nacional. Evo Morales y Daniel Ortega tomaron debida nota del declive de la bonanza petrolera que ayer los financiaba. Raúl Castro ha visto el curso del declive y por eso se aferra a Maduro para controlarlo y someterlo. Las divisas petroleras no son suficientes para mantener el Estado tan ineficiente y corrupto  levantado por los rojos. Necesitan más dólares para preservar el esquema estatista, pero la fuente verde llegó al límite de su producción y no puede generar más recursos. Maduro sabe que la gasolina se regala. Que el inmenso subsidio, que cuesta miles de millones de dólares, no puede mantenerse, sin embargo no sabe cómo decirle al país que incrementará el precio del combustible. El pueblo no entendería que se les regalen más de cien mil barriles diarios de crudo a los hermanos Castro, mientras se eleva el costo interno de la gasolina. La subida del combustible supone presentarle a la nación un esquema creíble y coherente de disciplina fiscal y control del gasto público. Los comunistas no tienen ni la menor idea de cómo moverse dentro de un esquema como ese.

La inflación, la escasez y el desabastecimiento es la tríada de males que Maduro ve con más mayor horror. El criminal experimento de noviembre le dio resultados electorales. La rebaja compulsiva de los electrodomésticos le permitió ganar la consulta del 8-D, pero ni este ni el próximo año habrá comicios. Los anaqueles no se llenarán de productos por los llamados piadosos o enfurecidos del gobierno. Para equilibrar la demanda con la oferta de  bienes y servicios hay que estimular la producción y la productividad nacional. Es la única fórmula conocida por el género humano. Maduro no quiere buscar la colaboración del sector privado. No desea dialogar y llegar a acuerdos con los empresarios. Se empecina en mantener un rígido mecanismo basado en las regulaciones y los controles. Se mantiene cautivo de los sectores más atrasados y radicales del chavismo. Todavía cree que Giordani, Samán y El Troudi saben algo de economía y que la ortodoxia marxista puede salvarlo. Su ceguera, asociada a la infinita ignorancia de ese trío demencial, ha arruinado al país, y podría desatar verdaderas tormentas sociales. Basta que coincidan, como señala Lenin, una severa crisis económica (condiciones objetivas) con una clara conducción política (condiciones subjetivas) para que se produzca el cambio que tanto aspira la mayoría.

La inseguridad personal es otro gran problema. Enfrentar la delincuencia, arrinconarla y reducirla a su mínima expresión implica girar la teoría y la praxis del régimen en 180 grados. Los delincuentes han sido el brazo armado oficioso del régimen. Han sembrado terror. Han alimentado los sueños de fuga de la clase media. Han socavado la ciudadanía. Han hecho el trabajo sucio que los rojos no han querido ejecutar. Este modelo se les ha revertido. El vil asesinato de la bella Mónica Spears y su esposo han estremecido hasta lo más hondo el alma  nacional.  La furia provocada por la violencia y la impunidad propiciadas por el Gobierno, podría volverse contra Maduro hasta hacerlo tambalear. O tenemos una Patria realmente segura, o la gente va a castigarlo.

Estos son apenas algunos de los problemas que debe solucionar el heredero, todos legados por su “papá”.

@trinomarquezc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s