Espiando a los aliados – Luis DE LION

IMG_0806  Luis DE LION

Las revelaciones del semanario alemán Der Spiegel del pasado miércoles 23 de octubre, sobre el espionaje por parte de los servicios secretos estadounidenses del teléfono celular de la canciller Angela Merkel, constituyen un nuevo escándalo en la ya bastante maltratada imagen de la administración Obama. Las escuchas del teléfono celular de Merkel se habrían efectuado desde la embajada de Estados Unidos en Berlín, informó éste viernes el diario Süddeutsche Zeitung.

¿Por qué tanto interés en espiar a Merkel?

El portavoz de la Casa Blanca señaló que, el propio Obama en conversación telefónica con la canciller, le aseguró que «los Estados Unidos no vigilan ni vigilarán sus llamadas telefónicas ». Es la línea de defensa habitual de la Casa Blanca, ante los reclamos por las mismas razones hechos previamente por la presidente del Brasil. El periódico británico The Guardian reforzó las sospechas al publicar éste jueves que la NSA habría grabado las conversaciones telefónicas de 35 dirigentes mundiales, todo ello a partir de un documento que les habría transmitido Edward Snowden.

¿Cómo reaccionan los dirigentes europeos?

Hartos del espionaje en su contra por parte de los Estados Unidos, los dirigentes europeos manifestaron éste viernes su exasperación, sin llegar al extremo de suspender las negociaciones comerciales en curso con los EE.UU. Por su parte, Francia y Alemania han lanzado una iniciativa común. Con el apoyo de otros miembros del Consejo Europeo, para tratar de encontrar un acuerdo con los EE.UU. antes de que culmine 2013. La idea es crear un grupo de trabajo abierto a los otros Estados miembros para encontrar reglas comunes con Washington sobre los servicios de inteligencia.

Al inicio de ésta semana, le tocó el turno al presidente Hollande de exigirle a Washington, luego de las revelaciones hechas por el vespertino Le Monde sobre el espionaje masivo de las telecomunicaciones en territorio galo. Por su parte, y con sobradas razones, Angela Merkel, no ocultó su indignación al declarar que el “espionaje entre amigos, no está nada bien”. No obstante, Merkel había mantenido un bajo perfil desde que comenzó el affaire Snowden el cual estalló justamente cuando la canciller estaba en plena campaña por su reelección. Incluso se llegó a acusar a los servicios secretos alemanes de colaborar con la NSA.

¿Por qué el asunto choca tanto a la opinión pública alemana?

Alemania es un país que aún conserva las cicatrices de la dictadura nazi y de la comunista en Alemania del Este. Luego de la Segunda Guerra Mundial, la Stasi, había sistemáticamente espiado a los ciudadanos de la ex RDA

Desde entonces los alemanes son muy cuidadosos de la protección de los datos personales y el respeto de la vida privada. Una sensibilidad que podría explicar la voluntad de industriales alemanes, como el gigante de las telecomunicaciones Deutsche Telekom, que aspira la implantación de un “Internet europeo” reservado a los países miembros del espacio Schengen.

Barack Obama, ha sido advertido de la degradación de la confianza que le tenían sus aliados, en particular Francia y Alemania. De confirmarse las sospechas, la administración estadounidense correrá el riesgo de encontrarse aislada diplomáticamente, justo en el momento en que la situación internacional exige un mayor trabajo en conjunto entre los países aliados.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s