No es una simple partida de nacimiento – Luis DE LION

IMG_0806  Luis DE LION

Durante casi una década el grueso de la opinión pública venezolana gastó líneas de tinta y espacio ante las cámaras de televisión para desmentir los evidentes elementos que probaban la injerencia cubana en diversos ámbitos nacionales. Los múltiples viajes del presidente Chávez a La Habana, eran solo la punta del iceberg, que de manera inexcusable, analistas, hacedores de opinión e influyentes líderes políticos porfiaron en negar y desconocer.

Así mismo durante casi una década, se multiplicaron las denuncias y las pruebas suficientemente documentadas, de las desventajosas condiciones electorales que el régimen le imponía a los electores y a los candidatos de la oposición democrática. Desde la cabeza del CNE, no hubo ni el recato ni la discreción mínima necesaria para ocultar o al menos, no poner en evidencia la gran simpatía que los rectores del órgano electoral tenían por el hoy difunto presidente Chávez. Muy a pesar, de la multiplicidad de signos de la escandalosa gestión del CNE, fueron muchos los que se prestaron a negar los hechos ante los medios, otros se ocuparon atacando a los denunciantes.

Todo ello trajo, entre otros efectos, que tanto la enorme injerencia cubana y la fraudulenta gestión del CNE, no tengan hoy consecuencias políticas, muy a pesar que en la actualidad a casi nadie en Venezuela le quedan dudas de la presencia cubana, ni de la gestión rojo rojita del CNE.

Pero ocurre que, hoy en pleno 2013, una vez estamos ante un escándalo de Estado.

La nebulosa en torno al Registro Civil de Nicolás Maduro, su lugar y fecha de nacimiento, su presunta doble nacionalidad, entre otras interrogantes en torno a su partida de Nacimiento, lejos de ser debida y oficialmente aclaradas, han sido ocultadas. La rocambolesca incursión que en el tema hizo la presidenta del CNE, solo sirvió para aumentar el grueso de la bruma que cubre el affaire de la Partida de Nacimiento presidencial.

El asunto, tiene relevancia y trascendencia. Maduro tiene una imagen ya bastante malograda y esto se la debilita aún más. Si el rey está prácticamente desnudo ¿por qué no quitarle la hoja de parra? representada por su partida de nacimiento. El régimen de Maduro tiene un reducido margen moral de maniobra ¿por qué no hacer todo para que dicho margen se siga reduciendo?

Este nuevo y escandaloso elemento surge justo cuando la opinión pública, acababa de liberarse del vendaje que le impedía ver de frente la realidad del régimen castrochavista.

Pero al igual que en la última década, es potencialmente deshonesto el desprecio que algunos hacedores de opinión le otorgan hoy a las consecuencias políticas del affaire de la Partida de Nacimiento de Maduro. Sin duda, un nuevo y grave error táctico.

No estamos ante un simple asunto de identificación y extranjería.

La política es a ratos mentira. Hay diversas maneras de mentir ¿por qué no al estratagema de la partida de Nacimiento de Maduro?

In fine, no se trata de si es colombiano o no, se trata que el asunto debilita su imagen en particular ante sus seguidores.

“El colombiano Maduro es el mejor presidente de Venezuela que han tenido los cubanos. Esa es la mejor expresión chavista de la globalización” escribió Carlos Alberto Montaner vía Twitter.

Se impone una terapia intensiva de realismo político al liderazgo opositor. Ya basta de tratamiento homeopático.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s