Sea, hable y haga política – Luis DE LION

IMG_0806  Luis DE LION

¿Cuándo el régimen que encabeza Maduro junto a sus sultanes dejará de darle la espalda a la realidad, a la evidencia? Sus reacciones ante las múltiples facetas de la profunda crisis del país solo producen consternación. ¿Cuándo asumirán su responsabilidad en éste barranco republicano, el cual comenzó hace catorce años? ¿Hasta dónde piensan extender esa estrategia de culpabilizar de todo a una derecha políticamente inexistente?

El descontento, la inconformidad, la desesperación que no ha dejado de aumentar en el país, paradójicamente no encuentra adhesión dentro de un marco político claro. En ese estado de cosas, es menos lo que los demócratas han ganado, que lo que el régimen chavista ha perdido.

No ocurrió en las regionales, no ocurre en el ámbito legislativo y las expectativas para las municipales no son las mejores. Conclusión, la ganancia política opositora es insignificante, comparada con la caída libre del chavismo.

Las ambigüedades en la semántica política opositora tienen su grado de culpa. Frente a ello, Maduro, se muestra satisfecho de sí mismo y persevera con su lenguaje de confrontación y avasallamiento de los medios, del depreciado sector productivo privado, entre otras amenazas a otros ámbitos de la vida republicana. Una política histérica, que a ratos se contradice, se desmiente, un día penaliza a un sector o categoría socio-económica, otro día insulta y amenaza a su principal socio comercial.

En estos tiempos de duda, la palabra presidencial es un manantial del que brotan complejos, frustraciones e influencias foráneas de las peores que la región puede aportar. El régimen de Maduro no moviliza. Es teórico y abstracto. Cuando Maduro hace un esfuerzo para hablar en concreto, como el tema cambiario. Es aún más difícil comprenderlo.

La separación entre el poder y la opinión ha tomado en menos de seis meses proporciones dramáticas. Mientras la vocería opositora, solo aporta una repuesta moral. Limitándose a invocar valores que no necesariamente seducen a los demócratas. Hay expresiones contraproducentes, sobre lo que es irrelevante. Cuando uno está desempleado, endeudado, cuando tu seguridad personal está amenazada, poco importan las expresiones tipo: pote de humo, trapo rojo y  enchufados.

La estrategia opositora se ha vuelto arcaica y dogmática. A los electores se les pide paciencia, y se les propone votar en nombre de los valores republicanos. Pero como comprender dicha consigna cuando la propia dirigencia opositora estigmatiza, con sobradas razones, al CNE.

La oposición democrática tiene entre sus filas dirigentes más modernos e inteligentes que los que llevan años ocupando los primeros rangos.

Venezuela padece múltiples y terribles malentendidos, que la izquierda caviar caraqueña enmarca dentro de lo que ellos llaman polarización. No solo los representantes del pueblo no corresponden a la realidad del país, no solo los miembros de la junta que nos gobierna es minoritaria ante la opinión, el bolichavismo está minado por corrientes contradictorias que lo debilitan. Es evidente, que la crisis que atravesamos no es solo de valores, sino principalmente política. Hace falta, es urgente, que la oposición sea política, hable política, haga política.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s