Egipto: ¿Golpe de Estado o Revolución?

IMG_0806  Luis DE LION

Lo ocurrido la noche del miércoles 3 de julio, en Egipto, se pareció mucho a un golpe de Estado. No obstante, solo los derrocados, Mohamed Morsi y los Hermanos Musulmanes, utilizan dicha expresión. Otros prefieren celebrar una nueva revolución, dos años y medio después de la otra revuelta que sacó del poder a Mubarak, en enero 2011.

La situación corresponde a la definición de un golpe de Estado clásico. El ejército toma las riendas del país e instala a un personaje de su escogencia, el magistrado Adly Mansour en la silla presidencial. Cargo éste que ocupaba el primer presidente islámico electo democráticamente en junio 2012 y por ello, tenía el apoyo de las democracias occidentales.

Esa es la razón por la cual, Obama, expresó su “profunda preocupación”, luego de la destitución de Morsi, sin utilizar el término golpe de Estado. Washington y El Cairo, son aliados, los EE.UU. subvencionan el presupuesto de defensa egipcio con 1.5 millardos de dólares anuales.

El resto de las democracias occidentales están igualmente enredadas ante lo ocurrido.

Una revolución con la ayuda del ejército. Los 17 millones de egipcios en las calles de El Cairo y de las principales ciudades del país, saltaron de euforia luego de escuchar el anuncio del General Al Sissi. Tal y como lo pidieron por Mubarak, reclamaron la salida de Morsi y con impaciencia esperaron el fin del ultimátum dado por los militares al presidente.

Los titulares de la prensa egipcia fueron claros “Esto no es un golpe de Estado, es una revolución” “el régimen se derrumba, Tahrir se mantuvo firme”. Muchos analistas egipcios consideran que no solamente el ejército tomó el poder, es el “ejército del pueblo”. No ocurrió de madrugada, ni tomaron el ministerio de información con un comunicado bajo el brazo, como es la costumbre en estos casos.

Así mismo, el embajador de Egipto en Washington, Mohamed Tawfik, se une a aquéllos que consideran que lo ocurrido no fue un golpe de Estado, al señalar que “el ejército no tomó la iniciativa, fue una sublevación popular”

¿Un golpe de Estado democrático? Para el jefe de la redacción de Foreign Policy, Joshua Keating, existe una tercera opción. En un artículo titulado: “¿existen golpes de Estado democráticos? enumera siete criterios que podrían democratizar un golpe de Estado, aunque parezca “ridículo” (sic) en Egipto se llenaron al menos cuatro razones.

Queda por saber si realmente los militares van a preparar unas nuevas elecciones libres y si el poder real va a ser transferido a un dirigente democráticamente electo. En los meses que vienen podría completarse la lista de criterios. Mientras se mantiene la duda, en cuanto a si el régimen de Morsi era autoritario o totalitario. La elección de junio 2012, prueba lo contrario, pero la reforma constitucional, la ampliación de los poderes del presidente (a los cuales renunció más tarde) y las trabas a la libertad de la prensa, lo convirtieron en un autoritario desde noviembre pasado.

Prefiero resumirlo de la siguiente forma; hubo al mismo tiempo un golpe de Estado y un movimiento popular. La primavera árabe primero y ahora la confirmación. Emanciparse de cualquier régimen autoritario, parece ser el objetivo del movimiento popular egipcio.

Tomar el control absoluto del aparato del Estado y de la sociedad civil, para luego desmantelar integralmente el estado de derecho. La calle y los militares le dijeron no al plan de Morsi.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s