Prefiero al gallina

 Alberto Franceschi

Era más fácil el análisis. Los “sueños húmedos de la nueva política” eran garantía que reuniendo la indignación mayoritaria, teníamos garantizado que se dejaban meter el plus del 10% de diferencia en las cuentas de la Tibi, teleguiada por la cúpula del régimen estafador.

Antes, en los tiempos gallinas, sabíamos que nuestros dirigentes eran gafos y serviles, que eran dóciles y como los boys scouts exhibían sin rubor estar “siempre listos” para capitular, a cambio de una cuota aunque fuera magra de gobernaciones y alcaldías, a cambio de una sólida cohabitación con su ideología Kiko “Buenas Noches”, dispuesta siempre a volver a insistir en la reconciliación y el dialogo….!!! AHH qué tiempos aquellos ¡¡¡

Pero la complicación vino cuando el candidato se puso belicoso, un poco antes y durante el 14 de abril en la noche y correspondiendo al mensaje directo, intransigente de ese mes, le dijo a la Tibi que no aceptaba sus cifras tramposas, llamando de inmediato a la movilización que desató la pasión por ganar de la oposición y los demonios en el gobierno acorralado, que estaba cayendo.

El malandraje rojo y agentes policiales, desencadenaron hechos de violencia absolutamente provocadores de indudable patente pro-gubernamental, aunque aparecieran destrozando bienes públicos o casas del PSUV y el señor Capriles, que por toda esta campaña contra Maduro ya no era gallina, se nos enreda en los cables en su intento de vuelo como águila y cae en la emboscada, suspendiendo la movilización del 17 de Abril que impondría su victoria, porque ese día lo más probable es que caía la máscara y con ella el régimen.

El invento gallina fue que se desatarían violencias y eso no lo querían, como escenario para cambiar de régimen, nuestros partidarios de juegos florales, papelillo y serpentinas y mucho vapor de agua de colores de concierto pop sifrino.

Desde ese día “el candidato” prefirió, perdiendo quizá para siempre sus posibilidades de ser algun día presidente, convertirse en una “rara avis”, de súbitos arranques de vuelo de cóndor y abruptos aterrizajes gallináceos.

Desde Marzo entonces, vimos a un vigoroso y mordaz candidato diciendo las verdades que quisimos oír por años, porque nos convenció de lo que suponíamos: que siempre han hecho fraude, y aunque él mismo lo niegue o no lo crea, también en Octubre cuando se produjo la última estafa del moribundo, y contra toda lógica él pronunció sin anestesia… “se los digo rapidito que no hubo fraude” .

Fue aquel lenguaje de Marzo, duro y lleno de certezas el que ganó, fue ese verbo el que sacó millones a la calle, porque quiso pelear para imponer su victoria, nuestra victoria, pero… cuando habiendo “matado al tigre se le tuvo miedo al cuero”… y se cae en lo que decía aquella vieja guaracha: “un pasito para atrás por favor”, donde no queda otra que exclamar: !! Que vaina con los improvisados, metiéndose a brujos sin conocer la yerba ¡¡

Desde entonces Capriles va y viene, busca alzar vuelo y de nuevo lo aterrizan o se aterriza el mismo… cualquier tiro al aire de escopeta gubernamental le inmoviliza.

La burocracia de la MUD, representando unos cien mil comensales clientelares de segunda y sobre todo unos cinco mil de primera, han logrado que por los próximos seis meses, Capriles solo tenga un vuelo gallináceo, porque solo se ocupará de andar vendiendo la baratija electorera, sobre qué: ahora si hay que imponerle al gobierno el triunfo en las municipales. Definitivamente o son imbéciles o nos creen imbéciles.

Y si usted lo prefiere gallina ¿por qué entonces no lo apoya en esta exegesis de esa condición electorera hasta los tuétanos, ayudando a los abnegados mártires candidatos nuestros a ponerla la mano a muchas alcaldías?

Le daré una poderosa razón inicial: TODOS los que lleguen al poder municipal serán parte de ESTE régimen si la conducción de la oposición sigue siendo la que aspira a continuar en la cohabitación y eso es lo más probable, a no ser que otros le den una patada a la mesa, lo que también está en la lógica de los acontecimientos.

Lo complicado, ya se los dije al principio: cuando el candidato era gallina (Rosales, Capriles) uno sabía de antemano la cantidad infinita de pronunciamientos que NO HARIA, pero cuando Capriles alzó el gran vuelo, para acto seguido caer en barrena y aterrizar desordenadamente, todo se convirtió en enigmas.

Luego se va a buscar apoyos en el mundo y tras el primer encontronazo en Colombia por la alharaca del régimen madurista, se devuelve a inaugurar una salita de baño en una escuelita de El Guapo.

Digo que lo prefería gallina porque sabíamos que era completamente anodino, pero cuando se ve que él notó como caía irremediablemente, entre noviembre y febrero, parece que resolvió jugar a la radicalidad para reponer su caudal electoral, pero sin la menor intención, en verdad, de querer hacer corresponder sus palabras con sus actos, y menos aún para desalojar al madurismo del poder.

Al parecer su vuelo de águila es más que engañoso porque es apenas un disfraz y por eso cuando llega a cierta altura se precipita de nuevo a tierra estrepitosamente.

Me caía hasta simpático cuando era Alcalde, no me gustó nunca como gobernador porque se montó sobre el camino abierto con la macabra inhabilitación a Enrique Mendoza, de muy dudosas conveniencias conjuntas para el gobierno y la oposición gallina. Y como candidato parece que terminará en fiasco para el mismo y para millones.

Todo era “armónico” cuando Capriles como candidato gallina “solo” tenía el gran espacio de más de medio país que está dispuesto a admitir lo que diga el CNE, pero también sumiso a seguir en cohabitación con este régimen de oprobio.

Todo se complicó cuando quiso también representarnos a quienes creemos que este régimen había que sacarlo en la calle, por ejemplo convocando el 17 de abril a desalojarlo si ó sí.

El “modo águila” funcionó para obtener más votos que el “modo gallina”, pero lo complicado es hablar en “modo águila” y actuar en “modo gallina”: el resultado es la confusión.

Como el “modo gallina” en la acción que es lo determinante y nos lleva hasta el 2019 y mas allá, lo conveniente sería que Capriles siga en solo “modo gallina” y abandone el “modo águila verbal”, para que quiénes no queremos de ninguna manera calarnos este calamar hasta 2019, encontrar otro liderazgo que asuma plenamente la gran tarea del desalojo, por demás inevitable , a condición que los del “modo gallina” no intervengan…

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Un comentario en “Prefiero al gallina

  1. Doloroso decirlo y mas aceptarlo, pero ese sentir esta por ahi,
    no sabia como expresarlo, Ud lo esta diciendo con sus palabras..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s