Dos etapas

   Fernando Luis Egaña

A plazo cercano, el conjunto del país tiene por delante dos etapas políticas que tienen su frontera el 14 de abril. Una etapa será breve y desde luego se encuentra en plena marcha hacia los comicios presidenciales del domingo 14-A; y la otra, que comenzará a partir de entonces, será en extremo complicada para todos en Venezuela, comenzando por el poder establecido cuya supervivencia se asemejará a una cuesta cada vez más empinada y espinada.

La etapa en curso forma parte de una operación estatal de naturaleza política, militar y comunicacional, que se ha venido desplegando antes, durante y especialmente después del deceso de Chávez. Su objetivo es el continuismo del régimen bolivarista en cabeza del sucesor Nicolás Maduro. La operación estatal tiene la factura de las destrezas estratégicas de los hermanos Castro Ruz, y por supuesto también cuenta con el entallamiento preciso de los “poderes públicos” y de gran parte de los llamados “poderes fácticos”.

No es propiamente una emboscada, porque se trata de guerra avisada, pero su maquinación busca conseguir un clima de avasallamiento, para el cual, al parecer, algunos no estaban suficientemente preparados. La pieza clave del engranaje es la glorificación de la figura de Chávez, y el Estado no escatima recursos simbólicos y presupuestarios para ello. Y ojo, una cosa es la valoración apasionada y comprensible de sus seguidores y otra es el proceso deliberado de sacralización política por parte de sus herederos, lo que está incluyendo, por cierto, el que se pretenda criminalizar el cuestionamiento al ex-presidente Chávez.

Faltan dos quincenas para el 14-A, y todos los mecanismos del craso ventajismo no sólo está activos sino más condicionantes que en campañas recientes. Bastaría mencionar que los jefes del Plan República se esmeran en proyectarse como los jefes del campaña de Maduro, para apreciar la situación. Por otra parte, la coalición opositora ha conocido mejores tiempos que los presentes, y aunque se reconozca la voluntad candidatural de Capriles, el panorama comicial no es precisamente auspicioso.

Una de las dimensiones más peligrosas de una neo-dictadura o una dictadura disfrazada de democracia, es que las elecciones condicionadas y controladas son tenidas como expresiones plausibles de la voluntad popular. Y uno de los elementos coadyuvantes ha sido la estrategia opositora de la no-confrontación y, peor todavía, de la triangulación o identificación utilitaria con el adversario. Pero para no desviarnos demasiado del tema, regresemos a la segunda etapa. La que comenzará a partir del 14-A.

Entonces, se percibirá con mayor dramatismo la mega-crisis nacional. Y no es que la crisis sea objetivamente más grave –que también lo podría ser, es que se sentirá más que antes, porque ya no estará el ex-presidente Chávez persuadiendo a medio país de que lo malo es bueno y al revés… Aunado a ésto deben ponderarse las dificultades financieras para mantener surtidas a las distintas taquillas, las burocráticas, las cambiarias, las militares y las foráneas; y encima no podrán ignorarse las tensiones internas y las luchas menos solapadas por la sucesión de la sucesión.

Si el resultado del 14-A no favoreciera al oficialismo, la realidad también sería compleja y complicada, pero estas líneas se dedican más a lo probable que a lo posible y deseable. En suma: las oportunidades de superar la hegemonía que aprisiona a Venezuela, se sitúan más en la segunda que en la primera de las etapas señaladas. Pero ésta también depende de aquélla, y por eso se hace tan vital que el discurso y el proceder sean claros, firmes, sólidos y esperanzadores; y que ayuden a impulsar una alternativa de reconstrucción venezolana.

flegana@gmail.com

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s