El poder y la gloria

  Antonio Sánchez García

“Tuyo es el reino, el poder y la gloria, por los siglos de los siglos, amén.”

Recién llegado a Venezuela, hace 35 años, León Rozitchner, un notable pensador argentino llegado a estas tierras del Señor escapando de la siniestra dictadura militar del general Jorge Rafael Videla,   me advirtió refiriéndose a las ya por entonces estremecedoras cifras de homicidios y una cierta displicencia con que esas trágicas desapariciones eran asumidas por la sociedad e incluso por sus propios deudos: “los venezolanos no se mueren: se les acaba la vida”. Hondamente influido por el sentido trágico de la vida tan castizo, tan peninsular y al mismo tiempo tan mediterráneo que se ha infiltrado en el corazón de mi país de origen, donde la muerte desata auténticas tragedias y el desgarrador dolor que afecta a los deudos no puede ser acallado ni por obligaciones sociales, no dejó de impresionarme el comprobar que, en efecto, la muerte afecta a los venezolanos si no de forma discreta, como incomodada, por lo menos de manera muy distinta a cómo se la sufre lejos de estos trópicos. Donde se la enfrenta con un desgarramiento metafísico.

Jamás sabré si es por exceso de coraje o por falta de compromiso existencial con el Ser y con el Tiempo: lo cierto es que arrasados por la fuerza arrolladora del momento, de la circunstancia, de la deslumbrante claridad del Caribe, vivimos el día a día, apurando el cáliz del instante, como si fuéramos eternos y jamás tuviéramos que enfrentarnos al momento postrero, aquel en que se agota el privilegio maravilloso de asomarnos al mundo y ser la espléndida, la inigualable manifestación de la existencia de Dios. Una mujer o un hombre, dotados de la capacidad de amar, de sufrir, de llorar, de reír, de sacrificarnos por un ideal, un sueño, una esperanza. Extraviados por la inútil ambición del reino, del poder y la gloria. Dioses mortales poseídos por la aspiración de alcanzar la eternidad.   Para volver a la tierra de la cual viniéramos a la vida. Polvo fuimos y en polvo nos convertiremos.

He pensado en ello desde que tras el desvelamiento del cáncer presidencial, en junio de 2011, algunos de los médicos conocedores de este mal terrible nos hicieran saber que dado el diagnóstico que se diera a conocer, su vida no podría prolongarse más allá del mes de abril de este año 2013. Lo asombroso fue que una predicción de naturaleza estrictamente científica, corroborada de manera trágica esta tarde cuando el reloj de Venezuela indicaba las 16 y 25 minutos de este desde hoy nefando 5 de marzo, pretendió ser silenciada incluso con el destierro del mensajero. Que se le negara toda verosimilitud y se lo considerara parte de una aviesa conspiración de las fuerzas ocultas del mal. Desde luego imperial y de derechas. Y que en lugar de procederse con la sabiduría, la grandeza, el sentido de la responsabilidad ante la inminencia de la muerte del primer magistrado de la República, que exigía abrirle el corazón a la Venezuela entera, para evitarle males mayores que los que ya padece precisamente por culpa de sus desafueros, el cáncer presidencial pasara a ser instrumentalizado como una carta marcada en el odioso tablero del engaño, del poder y la gloria. Llegando tan lejos como para obligarlo, ya desvitalizado, menguado en sus capaces intelectivas, exhausto hasta la desesperación y a meses de su deceso, a competir en un ardoroso proceso electoral que no haría más que precipitar el agotamiento de sus defensas arrastrándolo a la muerte. Confrontando de manera inmoral e inescrupulosa la verdad de su inexorable e inmediato final con la brutal mentira de las ambiciones de sus validos. Y particularmente de quienes, desde La Habana, le chuparan hasta la última gota de sus fuerzas vitales para mantener con vida las suyas, ya desgastadas por el terrorífico ejercicio de una infame y brutal tiranía de 54 largos e interminables años.

Lo que no puedo menos que admirar, es que a pesar de los pesares y sabiéndose cercano al fatal desenlace no titubeó a la hora de hablarnos de la gravedad de su mal: desde la dimensión del tumor que le fuera extirpado – del tamaño de una pelota de beisbol, dijo con ese peculiar orgullo de quienes cuentan de las adversidades que enfrentan – hasta el temple sereno con que enfrentó su viaje hacia la muerte, en esa memorable y conmovedora alocución del 8 de diciembre. Sabiendo que se enfrentaba a su última batalla y perfectamente consciente de que la palabra de Dios – o del destino, como quiera llamársele – era inexorable, una santa palabra, dictó su testamento. Con una entereza verdaderamente admirable. Fue hacia la muerte, que sabía inexorable. Sin titubear un segundo. Así ni siquiera llegara a imaginar que ese testamento sería burlado por las mezquindades asesinas de sus preferidos mientras su corazón todavía palpitaba.

También me admira que haya disputado el Poder sacrificando su propia existencia, preocupado hasta su último aliento por salvar aquello en lo que creyó. Una pulsión vital que le costará a la República sangre, sudor y lágrimas. Una ruindad difícilmente reparable. Y no trepido en repetirlo: un delirio, una locura, una insensatez que no merecía ni el sacrificio de su vida, ni la de cientos de miles de venezolanos, hundidos en la sangre y el dolor por una absoluta ausencia del sentido de la verdadera grandeza. Un mal de la República. Para terminar en brazos de quienes no vieran en él más que la ingenua y generosa fuente de su agostada supervivencia. Hasta reducirlo a despojo de sus insaciables ambiciones. Sin duda, un triste y trágico final.

El 30 de diciembre, a las 4 de la tarde, mientras escribía alguno de mis artículos, afligido por vivir las fiestas de fin de año más tristes de mi vida, ya septuagenaria, sentí un súbito dolor en el pecho, una angustia, una inexplicable sensación de orfandad. Y rompí a llorar.  Supe en ese instante que Chávez se nos moría. Y con él 14 años  de vida, de esfuerzos, de esperanzas, de angustias. De inútiles, fútiles y muy dolorosos enfrentamientos. Entonces comprendí que algo muy atávico, muy profundo, incalculablemente valioso me ata a este pueblo, como a ningún otro. Se moría un adversario, que marcó a sangre y fuego 14 preciosos e irrecuperables años de mi vida. Cuando más hubiera querido la paz y el sosiego del retiro. A pesar de lo cual, su lenta extinción me acongojaba. Porque más allá de tantos sufrimientos y desventuras causados por su delirio, era un venezolano de excepción. Que Dios lo tenga en su gloria. Y que por fin, tras estos años de errores sin fin y extravíos sin rumbo, de esta delirante búsqueda infructuosa, encuentre – y encontremos todos – la paz que todo hijo de Dios se merece.

Que en paz descanse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s