¿Por qué renunció el Papa?

   Luis DE LION

A sus 85 años, Benedicto XVI, cuyo verdadero nombre es Joseph Ratzinger, dijo que “no tenía más fuerzas”. Además del cansancio, el soberano pontífice sufre de una severa artrosis de la cadera. Detrás de ésta explicación, existen otras razones que habrían llevado al Papa a tomar ésta decisión rarísima. El escándalo Vatileaks y los affaire de pedofilia son los más señalados.

Vatileaks. En mayo 2012 fue publicado el polémico libro del periodista italiano Gianluigi Nuzzi. El mismo contiene decenas de documentos confidenciales, de donde sobresale una buena parte de la correspondencia del propio Papa. Dichos documentos evocan diversos asuntos, como la reintegración del obispo integrista y negacionista Richard Williamson, el banco del Vaticano y las disputas internas de la Santa Sede. Pero lo más importante, tres grandes escándalos de corrupción.

El mismo día en que el libro apareció en las librerías, el mayordomo de Benedicto XVI, Paolo Gabriele, era arrestado. Acusado de ser la persona que le suministró los documentos secretos a la prensa italiana.

Una suerte de intriga, con altas dosis de espionaje, cartas anónimas y amenazas de muerte, el Papa padeció las divisiones y los pases de factura entre poderosos del Vaticano. La mano derecha del Papa, el muy fiel cardenal Bertone, estuvo en medio de la tormenta desatada.

Los casos de pedofilia. Sin duda el Papa también se vio afectado por los múltiples escándalos de pedofilia que estallaron al comienzo de su pontificado. Desde el 2005, casos de curas pedófilos salieron a la luz pública en los Estados Unidos. El jefe de la iglesia tuvo que expresar su pena por los lamentables hechos y se reunió con los familiares de las víctimas. Pero el escándalo luego se extendió por Europa y América Latina. La jerarquía católica fue acusada de ocultar dichos escándalos. El propio, Benedicto XVI, fue acusado de no haber hecho nada durante los 24 años que pasó a la cabeza de la Congregación por la doctrina de la fe.

No obstante, para muchos expertos en temas del Vaticano, la conexión entre dichos escándalos y la renuncia del Papa no es tan evidente. Es cierto, que el Papa, puso algo de orden en la jerarquía de su institución. Sin embargo, en varias ocasiones el Papa lució desbordado por la amplitud de la tarea de limpieza que tenía por delante. Labor ésta que por lo demás, él se vio, en la obligación de llevar adelante.

Los escándalos financieros. La prensa romana afirmó que varios obispos italianos habían lavado grandes sumas de dinero a través del Instituto para las Obras de la Religión, el “banco” del Vaticano. Al igual que ocurrió con los escándalos de pedofilia, Benedicto XVI, intentó poner orden en dicho establecimiento financiero. Un combate que lo habría desgastado psicológicamente.

No hay duda que su avanzada edad y su fatiga crónica siguen siendo las principales razones de su renuncia, a pesar que el propio Papa, según comentaristas romanos, sufrió una “presión psicológica” en cuanto a los expedientes sensibles que tuvo que tratar durante su papado.

En ocho años de pontificado, Benedicto XVI, tuvo que afrontar la crisis más profunda de la Iglesia contemporánea, ahora le toca el turno a los Cardenales administrar un evento que no ocurría en el Vaticano desde hacía más de siete siglos, como los es la renuncia de un Papa.

luisdelion@gmail.com

@LDeLion

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s