El callejón de los paquetazos

   Fernando Luis Egaña

Mucha gente percibe que el país se encuentra en un oscuro callejón, asediado por innumerables males, sin conducción visible, y derivando hacia una descomposición política, económica, social e incluso militar de consecuencias aún más dramáticas que la realidad presente.

Y esa percepción se acuerpa en círculos del oficialismo y de la oposición política, pero sobre todo se disemina en la base social, cuya preocupación central no es el destino de la nación, sino la supervivencia diaria de la familia. La reciente devaluación del “bolívar fuerte” en casi 50% no hará sino profundizar la crisis y también la conciencia de la misma.

Que son, por cierto, cosas distintas; porque en Venezuela se ha incubado una colosal crisis en medio de la bonanza petrolera más prolongada de la historia, pero hasta ahora el régimen causante había sido diestro en disimularla.

La jefatura avasallante del señor Chávez, motor principal de esa crisis, también lograba comunicar una virtualidad de expectativas que, aunadas a los repartos y subsidios rentísticos, venía fungiendo como un anestésico social e incluso como un tónico para la movilización y el control político.

La ausencia de esa jefatura y la probabilidad de que se convierta en definitiva, contribuyen a espesar el ambiente de incertidumbre y sus notorios efectos en las pulsiones anárquicas de la sociedad y en la no menos notoria incapacidad del Estado para cumplir, siquiera, sus mínimas funciones.

Y al no haber, al menos todavía, una alternativa sólida de gobernabilidad en cabeza del colectivo opositor, el clima de incertidumbre se expande y prácticamente copa todos los espacios. Y sin el prácticamente…

Por eso el tema del llamado “paquetazo rojo” es apenas una arista lamentable dentro del panorama. La cuestión de fondo es que la también llamada “política económica bolivariana” es un artificio que ya ni los altos precios petroleros ni la gigantesca deuda externa, pueden seguir sosteniendo.

Hasta el propio ministro Giordani confesó que –sin la devaluación—no habría dinero para pagar a los pensionados del Seguro Social. Si así estamos, con el barril de petróleo por encima de los 100 dólares, no hay que ser muy versado en economía para imaginar la profundidad de la debacle.

Pero al callejón también lo oscurece la política. Y en particular la fragilidad sustantiva –junto a la retórica incendiaria– de los segundones que hacen las veces de encargados gubernativos. Cierto que son los hermanos Castro Ruz quienes tienen la sartén por el mango, pero no lo es menos que sin la presencia mediática del señor Chávez, ese control también se incapacita para mantener las apariencias de una dirección viable.

Por otra parte, el malestar social se vuelve más intenso y más beligerante. No sólo porque las condiciones objetivas de inseguridad, carestía o escasez se incrementan con velocidad, sino también porque sin Chávez la maquinaria de propaganda no tiene el mismo potencial persuasivo para desfigurar la realidad, liberar de responsabilidad al régimen e inculpar al enemigo ideológico de todos los males.

Sí, nos encontramos en una especie de muy oscuro callejón, tanto por razones económicas, como políticas y sociales. Y el factor militar, tan sacralizado en estos años como fuente legítima de poder, se encrespa ante la incertidumbre.

Cuando el vicepresidente Maduro se refiere al tratamiento del presidente Chávez en términos de “sumamente complejos, duros, difíciles”; se puede  afirmar con todo derecho que esa es la situación del país en este callejón de los paquetazos.

flegana@gmail.com

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s