La regaladera del Doctor Giordani

   Fernando Luis Egaña

En días recientes, el ministro-jefe de la economía bolivarista, Jorge Giordani, realizó una de sus acostumbradas pontificaciones sobre los efectos negativos del rentismo… Y en dicha ocasión fue más allá al afirmar que debe acabarse la regaladera… que toda la población debe pagar por los servicios públicos… que lo gratis se acabó y que las cosas cuestan y deben pagarse…

Y bueno, el contenido de esas afirmaciones es tan valedero como el que el ministro Giordani y su llamada “PEB” o política económica bolivariana, han expandido el rentismo hacia dimensiones siderales. De hecho, Giordani es el zar del rentismo del siglo XXI, porque todo lo que ha hecho (y deshecho) tiene por fundamento el vivirse la renta petrolera que, en estos años, ha sido cuantiosa por causa de los altos precios petroleros en el mercado internacional.

Cierto también que Giordani no inventó el rentismo venezolano, que por lo demás viene amasándose desde los años cuarenta del siglo anterior, pero no lo es menos que el propio Giordani ha sido un agente principal de su transmutación en un rentismo omnímodo, por una parte, y en un rentismo tribal o personalizado, por la otra.

El sociólogo Ezio Serrano lo explica con elocuencia al señalar lo siguiente: “En los tiempos que transcurren observamos una distribución personalista o personalizada de los recursos públicos, por oposición a la distribución institucional del pasado… Con esto NO estamos señalando la inexistencia de beneficiarios personales de los recursos del Estado en tiempos democráticos, pero durante aquel período se procuró fortalecer diversas instituciones con lo cual se produjo un claro impulso de la despersonalización  administrativa y distributiva.”

Continúa acertando Serrano al expresar: “La distinción entre distribución rentista personalizada e institucional es fundamental: la primera asumida por el régimen,  es absolutamente coherente con el proyecto hegemónico personalista implantado en  Venezuela”. Y en esta materia, después del señor Chávez, quién más tiene que responder es el doctor Giordani.

Por lo demás, ¿cuál es el rumbo –si se puede hablar de rumbo—de la economía venezolana? ¿Se va en dirección del trabajo productivo o del subsidio improductivo? ¿Se respeta un valor principal del trabajo, que es la propiedad, o se la atropella por todos los frentes? ¿El Estado estimula el emprendimiento, la iniciativa, la innovación, o por el contrario patrocina la molicie, el conformismo y la dependencia?

Todas las propuestas y medidas legales y administrativas que salen del régimen imperante, todas, están reforzando la subordinación social al rentismo público: el Estado comunal, la destrucción del mercado inmobiliario –entre otros mercados, las marañas regulatorias para cualquier nimiedad, las expoliaciones de la propiedad privada, sea grande, mediana, pequeña o microscópica; la proliferación de organismos burocráticos, cada vez más onerosos e inservibles, y un muy largo etcétera.

Y todo ello sin contar la regaladera petrolífera y financiera del Estado venezolano a los fiscos y bolsillos de los aliados políticos de la región, y más allá. Entonces doctor Giordani, no venga con pontificaciones sobre lo malo del rentismo, al tiempo que sus acciones y omisiones van entubadas hacia la consagración rentística y la ruina productiva.

flegana@gmail.com

Consulte el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s