¿Blindados contra el presidente saliente?

 

 Agustín Blanco Muñoz

¿Cuál es la repercusión de la tragedia de Amuay en el cuadro político electoral? ¿Se produce un posible daño en la candidatura presidencial del gobierno? Ante esta terrible muestra de incapacidad, ¿está la oposición más blindada,  firme y segura que el presidente saliente?

Para responder hay que comenzar por referir el tratamiento que se ha dado y se da a la tragedia Amuay que comienza en la primera hora del sábado 25/08.

En un inicio se dijo, en medio de la conmoción, que no era cuestión de enfrentarse para buscar culpables sino de unirse para actuar de manera solidaria con los afectados.

Ese  día  el gobierno estuvo representado en el lugar por el vicepresidente, el ministro de Energía y Minas y el gerente de Refinamiento de Amuay. Abundan los comentarios sobre la ausencia y paradero del golpista-presidente (GP).

Poco después del mediodía en un breve pase telefónico,  según unas fuentes desde Miraflores y según otras desde Cuba,  el GP manifiesta su pesar por el evento, decreta tres días de Duelo Nacional y ordena una investigación profunda “para determinar bien  las causas  y efectos, y  tomar las medidas que haya que tomar.” Llamó a seguir adelante para construir la patria buena.

En este primer momento, la consternación colectiva gira alrededor de la tragedia y sus alcances. Pero horas más tarde, comienzan las preguntas por las causas y se apunta hacia  el gobierno por lo ocurrido.

En lo específico se señala la falta de mantenimiento y el descuido que se materializa al no prestarle atención a un fuerte olor a gas muchas horas antes de la explosión.

El domingo 26, alrededor de las 4pm, 38 horas después de iniciado el evento, la señal de VTV muestra al GP  en la escena. Y de inmediato  lanza un ataque duro y  directo contra aquellos que han señalado que es tal la falta de mantenimiento en Amuay que ni siquiera se activó el mecanismo universal de alarma contemplado en todo sistema de seguridad.

El GP señaló que  cuando se produjo la explosión en la planta reinaba la normalidad y que no es verdad que haya habido en el lugar una fuga de gas por varios días.  Pero al mismo tiempo, dice:  “No se  descarta ninguna hipótesis por la explosión de Amuay”.

Es evidente que se intenta eludir la causa de la falta de mantenimiento por cuanto esto conlleva a un responsable directo: la administración de la industria que depende directamente del poder ejecutivo.

Y esto se conecta con la afirmación de que el “accidente” ocurre en medio de una total normalidad. Nada de extraño tendría entonces, que en la “profunda investigación” que se adelante surja un  plano causal que aluda a la “anormalidad”. Esto es,  una causa natural, política o del mundo de lo desconocido y misterioso.

En el campo de lo natural se podría echar mano, por ejemplo, de la chispa de un rayo. En lo político se aludiría al saboteo a la refinería de que hablaron Eva Golinger y James Petras, para sacar provecho político en la campaña electoral que se adelanta. Y  el campo de lo misterioso es uno de nunca acabar.

Y en este último se quiere colocar el asunto para evadir la responsabilidad sobre cuestiones que lucen evidentes. Por dónde se mire, el descuido o falta de mantenimiento está presente, aún en el escenario de un saboteo, porque no funcionaron los equipos de seguridad.

Y al echar a andar la anormalidad sobre lo normal, el GP comienza a tomar el protagonismo. Para él en este momento no hay nada que debatir hasta que se conozcan los resultados de la investigación y por consiguiente queda postergado también todo establecimiento de causas y responsabilidades. Y quien no se acoja a este dictamen pasa a forma parte de la legión de los majunches e irresponsables.

En este sentido el GP asume el mayor protagonismo desde su llegada. Y no se hace esperar la inyección de recursos, la trampa política y la inversión compradora de conciencia y tranquilidad,  para palear el desastre creado por la explosión.

De ese modo, en el corto y mediano plazo, la credibilidad y estabilidad del régimen se hace cada vez más liviana y llevadera. Y a la hora en la cual se detienen las llamas, definitivamente sobre el medio día del martes 28, el GP en cadena nacional, materialmente anuncia que el caso Amuay ya se inscribe en el capítulo de borrón y cuentas nuevas.

Es cuestión de días para borrar la imagen del Falcón en llamas. Y no extrañaría la aparición de escándalos que contribuyan al olvido  de la explosión Amuay. Mientras, el GP, candidato presidencial por cuarta vez, seguirá tomando el caso de la tragedia como escenario para poner de relieve su capacidad de gobernante magnanimo empeñado en el bienestar del colectivo.

Lo que en un comienzo aparecía como un posible obstáculo para el desarrollo de la campaña del GP, se volvió un escenario para el protagonismo-promoción. El régimen  mantiene su imagen y credibilidad porque no hay quien lleve el debate más allá de los límites y controles fijados por el mismo gobierno.

Las oposiciones quedan como entidades que cumplen tareas de observación de  mediana o escasa participación, cuya voz no incide para desviar los argumentos o tesis gubernamentales.

Hoy el GP está en el camino del ventajismo y haciendo campaña asido a todo el poder y recursos del Estado. Las oposiciones señalan que lo sacarán el 7-0 por la vía electoral, más allá de todo programa de fraude-trampa porque ya el GP, ante la fuerza y empuje de las oposiciones, acepta que es el Presidente Saliente. Esto corresponde a lo que se llamó en  elecciones pasadas ‘Estamos Blindados’.

Y así, en medio de una política opositora que juega a la superficialidad, el GP sigue avanzando a paso de destructor, con imagen de vencedor, completa y totalmente permitida por sus legitimadores histórico-electorales. ¡Qué historia amigos!

@ablancomunoz / abm333@gmail.com

Consultar el archivo de artículos del autor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s